Política

Calidad de servidor

enero 17, 2020

Entre el ex diputado de Morena que se pasó a la bancada de la coalición PAN-PT, y sobre el que pesa a petición de sus ex compañeros una solicitud de desafuero; la alcaldesa que interpone un juicio contra un regidor y un síndico; la solicitud para que la tesorería del municipio de Actopan sea intervenida; y la toma de distancia del presidente de la Junta de Coordinación Política de los diputados respecto a la solicitud de desafuero, debiera motivar una reflexión ciudadana sobre la calidad de los representantes y servidores públicos con el estado. Porque, independientemente de los contenidos específicos de cada diferendo, e independientemente de quién tenga la razón o no en ellos, la suma de todos sugiere que la vida pública en el estado está definida por el recelo y la competencia, antes que por la relaciones de confianza.

No debiera extrañar, ésa ha sido la lógica del sistema durante los últimos 40 años. El resultado reclama que la ciudadanía ponga especial cuidado al proceso de informarse de los antecedentes de los candidatos y funcionarios públicos. El tema no es menor, más ahora en que se ha aprobado la ley para enjuiciar a los ex presidentes y la ratificación o no del mandato del presidente López Obrador.

El tema también es sustantivo para la totalidad de los partidos políticos, ¿cuáles son los criterios reales con los que se decide postular a los eventuales candidatos?