Política

Grave, contaminación en Veracruz

diciembre 11, 2019

Caravana Toxi Tour constata los daños ambientales en diversos puntos del país

Coatzacoaclos, Ver.- Agrupaciones ambientales buscarán una declaratoria de emergencia para el estado de Veracruz por la contaminación en ríos y suelos, y exigirán a las instancias federales que los estudios de impacto ambiental sean más estrictos antes de que empiecen a operar los parques industriales del corredor interoceánico del Istmo de Tehuantepec.

Diversas asociaciones se reunieron en Coatzacoalcos para exponer los casos de contaminación que existen en la entidad y las afectaciones en la salud de la población, en el marco de la caravana Toxi Tour, organizado por parlamentarios, investigadores y pastores de Estados Unidos, España, Canadá y Alemania.

En este foro se presentó el caso de la contaminación del río Atoyac por empresas alcoholeras y los rellenos sanitarios que existen en la zona centro de la entidad, lo cual impacta en nueve municipios.

José Alfonso Domínguez Rosales, integrante de la coordinadora de la defensa del río, indicó que los ingenios El Potrero y Central Progreso han vertido aguas contaminadas al afluente por varios años.

Estas empresas, también usan insecticidas poco amigables con el medio ambiente y que contienen sustancias como 2 4-D, Glifosato, Ametrina, Benomil y Paraquat los cuales son producidos en su mayoría por empresas trasnacionales como DuPont, BASF, Dow Chemical, Monsanto y Syngenta.

También este río recibe los lixiviados de los tiraderos a cielo abierto de los municipios de Atoyac y Cuitláhuac, los cuales no son controlados por las autoridades del estado.

Indicaron que a lo largo de la cuenca de este afluente crece la cifra de pacientes con enfermedades renales, tan sólo este año, en la cabecera municipal de Carrillo Puerto se diagnosticaron mil casos.

En la zona sur de la entidad, se presentaron los casos de contaminación por coque, producido por Pemex en su refinería Lázaro Cárdenas y comercializada por la empresa española ADN Energía, filial de la empresa García Munte.

Los pescadores de Minatitlán indicaron que Pemex tiene a cielo abierto este residuo y por acción de los vientos llega hasta el río y sus comunidades, afectando a la flora y la fauna.

En Jáltipan la empresa española también confina de manera inadecuada este residuo que compra a Pemex y de acuerdo con los estudios realizados por asociaciones ecologistas ya afecta a la población.

Julissa Hernández Gijón, integrante de la asociación Chogosteros en Acción, dio a conocer que la empresa española moja el coque y por la evaporación se forma una nube muy tóxica que llega a cubrir hasta 100 kilómetros a la redonda.

Este producto ya está provocando afectaciones respiratorias a los ciudadanos que viven cerca de esta bodega, la cual exporta el producto desde los puertos de Veracruz y Coatzacoalcos, donde también lo tienen al aire libre.

Otro de los casos que se presentaron son los estudios de contaminación por dioxinas que dejó la explosión de la Planta de Clorados II, del complejo petroquímico Pajaritos, la contaminación por mercurio desde las plantas de la empresa Iquisa y las quemas de gas con este compuesto desde los complejos Morelos y Braskem.

Lorenzo Bozados, investigador en materia ambiental indicó que desde hace 50 años se han estado haciendo estudios sobre el impacto del mercurio en la zona sur y las afectaciones al medio ambiente.

Afirmó que este compuesto se emite a la atmosfera a través de la quema de petróleo y gas que se usan en los procesos petroquímicos y a pesar de que hay información sobre el impacto a la salud, no hay reglamentaciones adecuadas.

Las agrupaciones denunciaron que las autoridades estatales y federales no han procedido contra las empresas que contaminan, por eso buscarán una declaratoria como zona de emergencia, confirmó Isaúl Rodríguez Morales, integrante de la asociación de afectados ambientales.

Expuso que estan integrándose con otros organismos nacionales e internacionales para revisar los procesos de las empresas y se incrementen las revisiones por parte de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y la Secretaría de Salud (SSA).

Detalló que en los municipios de Coatzacoalcos, Nanchital, Moloacán e Ixhuatlán del Sureste se han incrementado las enfermedades renales y los cánceres en la población más joven.

Lorenzo Bozadas explicó que esta declaratoria busca que sean más rigurosos los estudios de impacto ambiental para las empresas, esto antes de que comiencen a operar los parques industriales que se pretenden desarrollar en el Istmo de Tehuantepec.

La propuesta busca que se realicen monitoreos de salud y que también haya remediaciones ambientales integrales.

Buscan litigar en Cortes internacionales

La caravana Toxi Tour visitó 10 puntos del país donde operan sus empresas para hablar con las comunidades y constatar el daño que provocan; en algunos casos buscarán que sus legislaciones y responsabilidad social que se les exige en sus países se extiendan a México.

Ralph Hoister, reverendo de la Iglesia Luterana de Alemania, señaló que la sociedad se está involucrando más en la operación de las empresas en otros países, ya que se manejan con diferentes estándares en países con economías emergentes.

Indicó que empresas alemanas como Bosch, Volkswagen, Bayer y Monsanto se rigen con leyes ambientales y de responsabilidad social y ambiental diferentes a las que presumen en su país.

En este tour, dijo, pudieron observar que Bayer sigue produciendo insecticidas con Glifosato, una sustancia que ya esta prohibida en su país pues representa un riesgo para la salud de los ciudadanos.

Indicó que en Puebla visitaron el parque industrial donde se encuentra la armadora de Volkswagen, la cual vierte sin tratamiento sus aguas grises a canales que van a dar más tarde a cuencas de agua.

El prelado indicó que en su país ya se trabaja con el gobierno para que estas empresas adopten sus leyes y normas en los países en los que operan.

Los científicos que acompañaron este tour se llevaron evidencias que les entregaron las comunidades en todo el país de la contaminación que producen empresas norteamericanas, canadienses y españolas.

Este grupo también estará apoyando a las organizaciones para hacer un frente común que permitalitigar los problemas ambientales en Cortes internacionales yque también puedan recibir capacitación para hacer el seguimiento a las remediaciones.