Sociedad y Justicia

Señala EPR que persiste aún la violencia de Estado

octubre 10, 2019

Orizaba, Ver.- El Ejército Popular Revolucionario (EPR) lanzó una dura crítica al gobierno de México. En primera instancia, desmintió la cifra oficial de desaparecidos que, según ellos, alcanzaría los 300 mil; "las fosas clandestinas cada vez emergen más", señalan, y consideran que en el caso de Veracruz, la escalada de violencia es producto del reacomodo de grupos delincuenciales y de la incapacidad oficial para garantizar la seguridad a la población.

En un comunicado, el grupo subversivo fija su postura en torno a la creciente de víctimas por desaparición forzada, y señala: "la violencia de clase no cesa, se incrementa. La búsqueda de víctimas por los familiares indica que el Estado se libera de su responsabilidad. No es el familiar quien debe buscar a la víctima, es el Estado y son sus instituciones quienes deben instrumentar lo necesario para encontrar a quienes están en condición de desaparición forzada o fueron ejecutados de manera extrajudicial.

"Las fosas que en los meses recientes emergen son el testimonio de la existencia de la violencia que emana de las instituciones, confirmación una vez más de que la violencia que azota al explotado y al oprimido tiene origen en el Estado o en los organismos empresariales monopolistas", expresan.

No basta con reconocer el fenómeno de la violencia contra el pueblo, "medidas concretas es lo que se requiere: desmantelar todo el aparato represivo; enjuiciar a los responsables de la violencia de Estado; desmontar la cúpula que planifica y organiza la violencia contra el pueblo".

El EPR prosigue: "en Michoacán como en Veracruz, Guerrero, Chiapas, Morelos, Oaxaca, entre otros estados, la violencia como expresión de descomposición social y terrorismo de Estado se ha incrementado. Lejos está que termine la espiral de violencia y las víctimas de ésta, realidad que contradice el discurso oficial".

Este escenario, valora el grupo armado, "sólo indica una cosa, en dichos estados vivimos el reacomodo de los grupos de poder económico y político a través de la violencia, en unos casos es el ajuste de cuentas, en otros es limpiar el terreno para no dejar cabos sueltos que confirmen el origen de la violencia y los negocios truculentos, en otros, se ejerce la violencia de clase para imponer el terror y evitar la organización del pueblo, en unos más es la venganza política contra el sujeto político que no cedió al chantaje o al neo corporativismo político".

La política gubernamental en cuanto sostiene que el mayor número de víctimas de desaparición forzada y ejecución extrajudicial se debe a manos de criminales y no a los entes del Estado, con facilidad da carpetazo a la mayoría de casos que deberían ser tipificados como víctimas del terrorismo de Estado". El actual régimen, explica, "reproduce la misma política de los gobiernos antipopulares de Fox, Calderón y Peña Nieto, no obstante, la tasa de impunidad se mantiene por encima del 95%. Michoacán es el claro ejemplo de tal política. Con facilidad se afirma que las víctimas eran parte del entramado del mundo del narcotráfico, de los grupos de mafiosos que se disputan el territorio, la plaza, el negocio; con frialdad se da carpetazo dado que corresponde a la tesis del gurú que afirma que la fuente de toda la violencia en el país es el narcotráfico.

Incluso señala que las cifras oficiales de desaparecidos, son irreales, "falso que 100 mil sean los muertos que ha dejado la guerra contra la delincuencia o el narcotráfico, las víctimas se tasan por arriba de 300 mil; la diferencia entre una guerra y donde se simula es la existencia de contrincantes bien definidos, en México lo que existe es una larga campaña contrainsurgente contra el pueblo, contra los explotados y los oprimidos que se traduce en más de 10 millones de víctimas de la violencia que tiene origen en el Estado mexicano", concluye el comunicado.