Política

Pide arzobispo de Xalapa orar para que la turbulencia se aplaque "poco a poco"

julio 29, 2019

La Iglesia Católica insiste ante su feligresía en que sigan orando para que haya paz, para que la "turbulencia" que hay en el país desde hace ya varios años se aplaque poco a poco, asimismo pidió que quienes se hacen llamar católicos apoyen a los migrantes porque son seres humanos en busca de nuevas oportunidades para vivir.

En la homilía de ayer, el arzobispo de Xalapa, Hipólito Reyes Larios, pidió seguir orando por la paz en el país y en Veracruz, para que la turbulencia que impera en la nación desde hace muchos años, se aplaque poco a poco. Ya que "nuestra sociedad está muy corrompida, hay mucho mal, hay muchas cosas de maldad, hay malos comportamientos, hay muchas adicciones, hay vicios y pues no vemos por dónde".

Por ello pidió oración por la paz, "a nosotros nos toca eso, la oración y el que nos queramos para que esta turbulencia que hemos tenido ya por muchos años pase, Dios nos vaya concediendo que se aplaque poco a poco, lo necesitamos", dijo Reyes Larios.

Por otra parte, a través de un comunicado, la Arquidiócesis de Xalapa refirió a los católicos que la narración bíblica muestra dos actitudes muy apreciadas: la hospitalidad y la escucha de la palabra de Dios, son los que están detrás de la actitud de la Iglesia ante el fenómeno migratorio y por ello se involucra e invita siempre a ser hospitalarios con quien sufre estas trágicas situaciones.

Los migrantes no son criminales, sino seres humanos que pasan por nuestro territorio y van en busca de nuevas oportunidades de vivir, muchos de ellos van huyendo de situaciones inhumanas e injustas, muchos de ellos se han tenido que escapar de la violencia y de la miseria que se vive en sus países de origen.

Individualismo y violencia afectan a la familia

El obispo de la Diócesis de Veracruz, Carlos Briseño Arch, indicó que el individualismo y la violencia representan factores negativos que afectan a las familias en la actualidad. El jerarca manifestó que el individualismo provoca que se pierda el sentido de comunidad y que cada quien vea por sus propios intereses. "(La familia) está en riesgo por tanta cosa que erosiona a la familia, esa ola de individualismo que muchas veces genera que la gente vaya a buscar cada quien lo suyo y que perdamos el sentido de comunidad".

De igual forma, el prelado dijo que la violencia afecta al núcleo familiar cuando uno de sus integrantes se dedica a la delincuencia. Carlos Briseño comentó que la familia puede representar un freno para incursionar en la delincuencia siempre que esté cimentada en los valores. "También la violencia, muchas veces, se mete dentro de la comunidad familiar y a veces también si no hay una familia bien cimentada, los miembros de la familia se dedican a la delincuencia porque no tienen un sostén que los frene, que les haga ver las cosas de otra manera".

Por otra parte, Briseño Arch dijo que la fiesta dedicada a Santa Ana representa una oportunidad para valorar a los abuelos, la familia y la vida. El obispo resaltó que el apoyo de la familia es fundamental para el desarrollo de cada uno de sus integrantes. En ese sentido, el entrevistado recomendó a los fieles a no perder los valores que pregona la Iglesia Católica.

"A ellos les costó tener a María, eran estériles, entonces el valor que tiene un hijo, yo creo que en estos tiempos ellos (santa Ana y san Joaquín) nos dicen mucho, nos dicen que hay que valorar tanto a los abuelos, como a la familia, como a los hijos, como al matrimonio, era un matrimonio muy unido, todo eso, entonces es una enseñanza", finalizó.