Política

Grupo MAS desaparece 100 mdp

julio 19, 2019

Fondos, donados por usuarios deVeracruz-Boca para rescatar el glaciar del Pico de Orizaba

Orizaba, Ver.- La desaparición de más de cien millones de pesos avivó el malestar de organizaciones ambientalistas, que reclaman a Grupo MAS, filial de Odebrecht, cuentas sobre ese dinero donado por los usuarios del servicio de agua en la zona conurbada Veracruz-Boca del Río, el dinero sería entregado al programa Salvemos al Pico de Orizaba, pero desde hace tres años, se desconoce su uso.

De entrada el coordinador de la organización no gubernamental Salvemos al Pico de Orizaba, Ricardo Rodríguez Deméneghi hace una serie de revelaciones con las que se demostraría que la empresa Odebrecht, a través de su filial, Grupo MAS, "se habría quedado con un acumulado de alrededor de 100 millones de pesos, producto de la cooperación voluntaria de usuarios del servicio de agua en la zona Veracruz Boca del Río, destinados para las acciones de rescate del Pico de Orizaba".

El problema data, dice, "desde hace tres años, lapso en que el Grupo MAS, ha cobrado la cooperación voluntaria de usuarios del servicio de agua, destinada al rescate del Pico de Orizaba, pero los recursos no han sido entregados para su aplicación, a la fecha sumaría alrededor de 100 millones de pesos que estarían en una cuenta aparte en espera de la certeza sobre a quién dárselos, si es que existen".

La situación se agrava, explica, "cuando se aprobó la desaparición del Sistema de Agua y Saneamiento (SAS) de Veracruz en 2016 y se conformó el Grupo MAS, estos años Odebrecht ha recolectado el dinero, la donación voluntaria de los usuarios del agua, porque se sigue cobrando, pero no se da para el programa, se lo lleva Odebrecht quienes, dicen, lo tienen en una cuenta aparte hasta tener la certeza de a quién dárselo".

La cooperación, a la que se hace referencia, "es voluntaria, la hacen los usuarios porque están conscientes de que el agua que reciben es gracias al Pico de Orizaba, pero los recursos dejaron de ser entregados a Salvemos al Pico de Orizaba, no sólo desde entonces, sino desde el año anterior –2015– cuando el SAS entró en crisis. Salvemos al Pico de Orizaba, es un proyecto encauzado a la recuperación, conservación, mantenimiento y restauración del Parque Nacional Pico de Orizaba".

Este programa, reconoce, "actualmente está en suspensión porque no se tienen recursos desde que Javier Duarte vendió el Sistema de Agua y Saneamiento Metropolitano (SAS) a Odebrecht, empresa que está envuelta en escándalos de corrupción no sólo en Brasil, sino también en México y otros países".

Las condiciones del Pico de Orizaba, son devastadoras, señala, "es una emergencia por efectos devastadores y mientras el Pico de Orizaba vive una situación grave hay otros programas apoyando pero nuestra emergencia es mayor, los efectos de la deforestación son de magnitud devastadora".

En el volcán, "perdimos cuatro y medio glaciares, solo queda el Jamapa que está al 40 por ciento de su capacidad, es el último y era el más grande; el Pico de Orizaba, al igual que las montañas nevadas del mundo, está sufriendo el cambio climático que se manifiesta con la pérdida de glaciares, un glaciar es como una gran montaña de agua congelada".

Para que una zona sea considerada glaciar, la nieve debe tener un espesor mínimo de 40 metros, "sí tenemos nieve, tenemos un gran concentrado de agua, pero el problema con el cambio climático es precisamente el derretimiento de los glaciares. Es lo mismo con los polos norte y sur que se están derritiendo".

"Actualmente se está perdiendo la capacidad de agua dulce, agua pura, que se va directo a los mares, pero además, el Pico de Orizaba tiene sus condiciones propias, el principal factor es la deforestación tan grande. En cada administración federal se cambian los números, y se vuelve a medir en forma diferente; la realidad es que de 1960 al 2000 se perdió el 57 por ciento de la cobertura forestal, en el año 2000 las autoridades ambientales dijeron ‘esto es muy alarmante’, vamos a poner de nuevo la tabla en cero y vamos a poner este 43 por ciento que nos queda, como cien ahora de ese 43 por ciento ahora queda sólo el 17 por ciento, entonces tenemos sólo 17 por ciento en cobertura forestal de la lectura hecha en el año 2000".

Si sumamos lo anterior, "quiere decir que no tenemos bosque, cuando el bosque es la fábrica de agua, y por ello se debe trabajar a favor del Pico de Orizaba, los problemas más fuertes que se nos avecinan son por agua y en la región de las Altas Montañas ya sufrimos todos los días, las amas de casa se dan cuenta, porque un día hay agua y otro no, el llamado tandeo, se traduce en que no hay agua. A esto se suma el crecimiento poblacional, este 2019 rebasamos la meta de 187 días sin agua en la red municipal, es decir medio año, no vas a tener agua en tu domicilio, es la realidad".

Odebrecht financió campaña de Javier Duarte en 2010

Un ex directivo de la Constructora Norberto Odebrecht declaró que en el 2010 la empresa brasileña financió las campañas de Javier Duarte de Ochoa y el fallecido Rodolfo Torre Cantú, para las gubernaturas de Veracruz y Tamaulipas, respectivamente, según grupo Reforma.

Luis Alberto de Meneses Weyll, ex director superintendente de Odebrecht en México, manifestó a las autoridades que la compañía inyectó 500 mil dólares a la campaña de Duarte y 350 mil dólares a la de Torre Cantú.

Esta información consta en la orden de aprehensión que fue librada el pasado 4 de julio contra Emilio Lozoya en la causa penal 261/2019, por los delitos de lavado de dinero, asociación delictuosa y cohecho.

"Odebrecht, con la finalidad de obtener un buen posicionamiento en el futuro gobierno para la adquisición de contratos, aportó a la campaña de Javier Duarte de Ochoa la cantidad de 500 mil dólares americanos; pago que fue autorizado por Luis Antonio Mameri, líder empresarial para América Latina de Odebrecht, y realizado con recursos de la División de Operaciones Estructuradas, que en ese momento era dirigido por Hilberto Mascarenhas Alves Da Silva Filho, vinculando dichos pagos a los códigos ‘Batman y Robin’ en el sistema ‘Drousys’", señala la Fiscalía General de la República (FGR), en relación al dicho de Weyll.

Según la FGR, el testigo colaborador brasileño manifestó que como consecuencia de este apoyo, a mediados de 2013 el Gobierno de Veracruz adjudicó de manera directa a Odebrecht el Proyecto de Propósitos Múltiples de Xalapa.

Para esta obra precisa que fue subcontratada la empresa Constructora Ruso, de Juan Felipe Ruiz Ortiz y su hijo Juan Felipe Ruiz Sosa, personajes que el ex director de Pemex recomendó al entonces directivo de Odebrecht.

"Emilio Lozoya sugirió un acercamiento con los empresarios Felipe Ruiz y su hijo del mismo nombre, dueños de Constructora Ruso, a quienes Luis Weyll hizo del conocimiento su intención de asociarse con empresarios locales en el estado y obtener negocios; cabe resaltar que, en julio de 2010, habría elecciones estatales y que el entonces gobernador Fidel Herrera se encargaría de designar como sucesor a Javier Duarte de Ochoa", indica el documento.

El esquema es muy similar por lo que toca a Tamaulipas, ya que Weyll declaró que, conforme a los "lineamientos" que le sugirió Lozoya, conoció a Jorge Eduardo Rivera Schotte, empresario de esa entidad y accionista de Petrochem Mexicana.

Esta información refiere que Rivera Schotte, quien "pertenecía a un grupo de empresarios que apoyaban al candidato de la Coalición Todos con Tamaulipas, Rodolfo Torre Cantú", le dijo a Weyll que si quería "posicionarse" en el Estado debía contribuir con la campaña electoral.

"Por lo cual, Constructora Norberto Odebrecht, durante el primer semestre de 2010, efectuó un pago de 350 mil dólares americanos, siguiendo la misma mecánica que en el estado de Veracruz, es decir, el pago fue autorizado por Luis Mameri y realizados mediante el Departamento de Operaciones Estructuradas de la empresa, transfiriendo los recursos a una cuenta bancaria del Banco Mercantil del Norte (Banorte), a nombre de la empresa Blunderbuss Company de México", señala.

La narración de Weyll sobre Veracruz y Tamaulipas es muy similar a lo que antes ya manifestó sobre el financiamiento a la campaña de Enrique Peña Nieto en 2012.

En este caso, el brasileño mencionó que Lozoya le recomendó asociarse con Juan Carlos Tapia Vargas, dueño de Construcciones Industriales Tapia, para ganar y ejecutar proyectos. Al iniciar el sexenio de Peña, Odebrecht y su socio hidalguense ganaron los contratos de la Refinería de Tula.

El pasado 3 de junio la Fiscalía de Delitos Electorales (antes Fepade) determinó que ya habían prescrito los delitos derivados del presunto financiamiento de Odebrecht a la campaña de Peña.

El financiamiento que ahora refiere la FGR para las campañas de Veracruz y Tamaulipas habrían ocurrido dos años antes de la elección federal.