Política

FALANGES: Entre la ineptocracia y la crónica de un muro anunciado: los conservadores mexicanos

junio 12, 2019

lmaury_cruz@hotmail.com

Donald Trump está en campaña para relegirse; sus amenazas del muro han sido reiteradas y el gobierno ha sido omiso, se han presentado vicisitudes en el proceso del T-MEC que aún no termina, hay una nociva dependencia económica con EE. UU.; y el gobierno omite fortalecer el mercado interno, no se incentiva el sector primario e industrial privado, hay una nula política exterior para la diversificación del mercado exterior. Se canceló el aeropuerto de Texcoco por corrupción, acontece la orden del Poder Judicial de la Federación de suspender la construcción del aeropuerto internacional de Santa Lucía, hay incertidumbre en el tren maya, en la refinería de Dos Bocas, el incremento de la violencia es notorio, la desaceleración económica continua, hay la ausencia dolosa del estado de derecho en materia migratoria, hay impericia en la seguridad pública; en la reunión de Washington, entre la delegación mexicana encabezada por Marcelo Ebrard y la estadounidense, hubo una deficiente operación de la cancillería y una notoria ausencia de la Secretaría de Gobernación y de su Instituto Nacional de Migración; por ello era previsible la imposición de la política migratoria de Trump a cambio de no poner aranceles a los productos mexicanos (que de hecho dañaría a las dos economías, aunque en mayor grado a la mexicana), esa debilidad y desorganización del Ejecutivo se traducirá a la postre en nuevos chantajes.

El problema de la migración ilegal es responsabilidad gubernamental. En este 2019 llegaron a México 600 mil extranjeros ilegales para cruzar a EE. UU. y otros para quedarse. Si cada uno tuviera un costo de 100 pesos diarios para el erario público esto representaría al menos 60 millones de pesos. Cabría precisar que los derechos humanos no son negociables, pero hay prioridades. La CEPAL señala que en México el 35% de la población está en pobreza y de acuerdo al INEGI, hay 119,530,753 habitantes en México de los cuales 41,835,76.55 son pobres. El Estado se debe a su población y son prioritarios los pobres mexicanos sobre los extranjeros ilegales. Un particular puede ayudar a extranjeros ilegales por solidaridad, pero la responsabilidad del gobierno es garantizar los derechos humanos de los que están en territorio nacional, priorizando a los connacionales sobre los extranjeros.

Sin embargo, el recurso empleado para la inmigración ilegal ¿a qué rubro se le va a quitar y quiénes son la población objeto que padecerá más problemas? El impacto en el sector salud, de seguridad pública y laboral de 600 mil extranjeros ilegales lo pagaremos los contribuyentes, por la irresponsabilidad política. El tema migrante explotó por la falta de aplicación del estado de derecho y ahora también enfrentará una insuficiencia presupuestaria.

En otro orden de ideas, el problema migrante es un escaparate que fortalece la bases votante de Trump. Pues, en efecto a ningún país le conviene una migración desordenada y tumultos como lo que consintió el gobierno federal en la frontera Sur; y esto era posible que las caravanas migrantes lo hicieran en la frontera norte, al menos en el imaginario colectivo de los conservadores estadounidenses. Así, Trump fortaleció su base electoral, criminalizado la impunidad auspiciada por el gobierno mexicano.

Trump al intercambiar la suspensión momentánea de los aranceles por su política migratoria, se convierte en héroe al hacer de la guardia nacional su muro en el sur de México, habrá que recordar que el ejecutivo federal rechazo la Iniciativa Mérida, con ello Trump no gasto ni un centavo e hizo su "muro" y afianza sus votantes. López Obrador fue el medio para aumentar la popularidad de Trump. "El olvido y el perdón", así como la violación del estado de derecho por parte de los gobernantes alegando derechos humanos, coloca al Ejecutivo en estado de subordinación y sus mítines se tornan en actos cada vez menos eficientes. No cabe duda en México hay buenos operadores republicanos que trabajan a favor de Trump, lo malo es que viven del erario público de México.

Resulta obvio que habrá más chantajes, continuarán a efecto de tener un mayor posicionamiento electoral, y es previsible que se incremente la caída de la popularidad de López Obrador y se acelere su desgaste natural. En política no se trata de buenos o malos deseo, sino de aplicar la norma y cumplir primero con los connacionales. Si no hay esto, no hay principio legalidad y con ello la certidumbre del capital se desvanece, y en un país como el nuestro se incrementa la espiral de violencia y aumenta la pobreza.

El efecto debemos pugnar por la trasformación fundada en el estado de derecho y la dignidad, no en el olvido ni en el perdón, pero ¿Tenemos políticos capaces?, ¿Acaso no deberían renunciar?, y que tal Veracruz, ¿todo está en orden o sólo hay política ficción?