Municipios

Hasta 8 años de prisión por "pasar el pack"

mayo 24, 2019

"Pasar el pack" como comúnmente se le llama al envío de videos o fotografías con contenido sexual o íntimo, será un delito sancionado hasta con 8 años de prisión para quienes difundan sin el consentimiento de la o las personas involucradas tales imágenes.

Este jueves, el Congreso del Estado aprobó por unanimidad tipificar y sancionar como delito que amerita prisión preventiva la violación a la intimidad sexual de las personas, estableciendo penas de 4 a 8 años de prisión, misma que se duplicará si se obtiene un beneficio no lucrativo o se realiza en contra de personas en situación de discapacidad.

Todos los diputados locales dieron su voto a favor para sancionar esta actividad que se ha vuelto común, y por tanto ahora se podrá castigar penalmente la transgresión de la confianza depositada de una persona a otra si una ellas difunde o hace pública, sin consentimiento de la otra, las imágenes, videos, audios, con contenido sexual que le fueron enviados, acción conocida como "pasar el pack", así como "porno venganza".

Por ello, durante la sesión se aprobó el dictamen para incluir el capítulo llamado Violación a la Intimidad Sexual al Código Penal, donde se tipifica dicho delito.

Se precisa que dicho delito lo cometerá quien, por cualquier medio, divulgue, comparta, distribuya o publique imágenes, audios o videos de una persona desnuda parcial o totalmente de contenido íntimo o erótico sexual, ya sea impreso, grabado o digital, sin el consentimiento de la víctima.

"Esta conducta se sancionará de 4 a 8 años de prisión y multa de mil hasta 2 mil Unidades de Medida y Actualización (UMA), al momento de que se cometa el delito. Este delito se perseguirá por querella. En caso de que esta conducta se realice contra una persona en situación de discapacidad que no comprenda el significado del hecho, se perseguirá de oficio", detallaron en el dictamen.

Los diputados locales aprobaron que las penas se aumentarán hasta en una mitad cuando el delito sea cometido por el cónyuge, concubinario o concubina o por persona con la que esté o haya estado unida la víctima en alguna relación de afectividad, aun sin convivencia, lo que es conocido como porno venganza.