Municipios

Tras protesta por homicidio de dos jóvenes, entra Ejército en Acultzingo

mayo 20, 2019

Eran apenas unos jóvenes, uno de 18 y otro de 22, ambos tenían un futuro prometedor, pero la inseguridad que campea en la zona, les cortó de tajo sus sueños, el primero en el futbol profesional y el otro en la radiodifusión. Los dos son las víctimas del ataque armado, perpetrado la noche del sábado pasado, en este municipio, que en los pasados cinco años es noticia por sus hechos sangrientos. Los dos muertos, formaban parte de un grupo de seis chicos que fueron sorprendidos por la muerte. Hoy la población ya está hastiada de la inseguridad e incluso acusan que ni la Fuerza Civil y Seguridad Pública, garantizan la tranquilidad en este lugar; el Ejército desde ayer asumió el control de la seguridad.

Lo de la noche del sábado pasado, se suma a la serie de hechos delictivos que se han registrado en este municipio, que saltó a la fama nacional en el 2014 por la localización de un centro de entrenamiento que la delincuencia montó en el rancho "San Pedro", de la colonia Emiliano Zapata, en plena cabecera municipal. En ese lugar se aseguraron armas de fuego, chalecos antibalas, así como equipo de adiestramiento. Ahí, igual, fueron detenidos 33 presuntos delincuentes que fueron puestos a disposición del Ministerio Público federal.

En ese mismo año, el exalcalde Cándido Morales Andrade fue ejecutado y su cuerpo fue encontrado en el caudal del río Blanco, presentaba huellas de tortura y el tiro de gracia, el crimen sigue impune.

Los hechos delictivos más recientes tienen que ver, primero con el robo de trenes, en las cumbres de este municipio. Ahí los delincuentes, saboteaban las vías del ferrocarril para obligar a que se detuviera el convoy y aprovechar el momento, para amagar a la tripulación de los trenes y vaciar las cajas con mercancía que va desde granos hasta aparatos eléctricos. El gobierno de Miguel Ángel Yunes en coordinación con la empresa Ferrosur, aplicaron operativos de seguridad que erradicaron la violencia.

No obstante, los delincuentes buscaron nuevas formas y el robo de combustible en los ductos de Pemex se incrementó, así como los asaltos en la carretera federal que une a este municipio con el estado de Puebla. De hecho, los mismos pobladores recomiendan ya no circular en la carretera después de las cinco de la tarde.

Pero el asesinato de estos dos jóvenes y las lesiones a cuatro más despertó el malestar del pueblo. Horas después de los hechos, los mismos vecinos decidieron montar su seguridad, como lo hicieron hace tres años, cuando por la misma inseguridad cerraron el tránsito vehicular, el objetivo era claro: obligar al Gobierno del Estado y al mismo Ejército Nacional y a la Marina Armada de México a reaccionar ante la violencia que se vive en este lugar.

Enojados por los hechos montaron, sobre la carpeta asfáltica, piedras, troncos y llantas viejas, que al final quemaron para cerrar el tránsito de vehículos que circulan hacia la ciudad de Tehuacán, Puebla o viceversa. La medida tuvo éxito pues cerca del mediodía de este domingo se logró que sea el Ejército Nacional y no la Secretaría de Seguridad Pública y la Fuerza Civil, quien se encargue de resguardar la seguridad del pueblo, pues se presume omisión de los policías estatales.

El ofrecimiento, hecho por el teniente Silver Montes Castellanos, fue aceptado por la población y desde ayer mismo, elementos de la Policía Militar circulan por las calles de este municipio, mayormente rural.

Pero lo ocurrido la noche del sábado pasado, fue dramático, según contaron los mismos pobladores. Nadie daba crédito a lo sucedido, sobre todo porque las víctimas mortales eran jóvenes con un futuro prometedor. Uno de ellos Alan Yahir Alamillo Cid, de apenas 19 años era futbolista de la segunda división profesional de futbol reserva del equipo de futbol "Tiburones Rojos de Veracruz".

Otro más, Jesús Ángel Cabrera Jazmín, estudiante de la Universidad de Sotavento, campus Orizaba, actualmente realizaba sus prácticas profesionales en la estación de radio "La Comadre 100.3", los dos son, hasta el momento, las únicas víctimas mortales; no obstante el resto del grupo, se encuentran heridos, algunos de ellos de gravedad, según se conoció, Ignacio García Núñez, destacado deportista, estudiante de Telebachillerato; Óscar Iván Rosas Cid, estudiante universitario, padre de familia, fracturado a golpes y baleado.

José Ignacio Díaz Reyes, estudiante universitario, youtuber golpeado y herido con 6 impactos de bala; Abraham Gil Olmedo, estudiante universitario golpeado y herido de bala. Héctor Gil Castillo, reportado como delicado, debido a que las heridas de bala las tiene cerca del corazón.

Los funerales, se realizarán este lunes, uno en Ciudad Mendoza, en donde radicaba y el otro en este municipio.

Eso no es todo, pues los mismos habitantes denuncian la omisión del presidente municipal René Medel Carrera, a quien acusan de ni siquiera acercarse con los familiares de las víctimas para ofrecerles ayuda.

"Acá matan a un inocente y es como si mataran a un perro, todo se queda impune, ya no queremos más violencia, queremos que haya justicia", dijeron los vecinos que levantaron el bloqueo en la carretera federal pasado el mediodía.

Las acusaciones incluso alcanzan a los elementos de la policía estatal, a quienes acusan de negar la ayuda para trasladar a los heridos. De hecho, hay versiones en las que se revela que familiares de las víctimas pidieron el apoyo de los policías estatales, pero le fue negada "porque era muy riesgoso debido a que los responsables pudieran regresar y balacear las patrullas".

Incluso, los familiares con apoyo de vecinos y amigos, lograron trasladar a las víctimas al hospital regional de Río Blanco y uno más a un hospital privado.

Por su parte el ayuntamiento, se limitó a emitir un comunicado, en donde, también, culpa a gobiernos anteriores del tema de la inseguridad, sin embargo, no ofrece ayuda a los familiares de las víctimas, sólo alardea proyectos de gobierno en el tema de la seguridad, la única oferta que se hace es organizar una reunión con los diputados, federal, Bonifacio Aguilar Linda y local, María Candelas Francisco Doce, "para elaborar un plan local eficiente de seguridad", sin embargo ignora a las familias de los afectados.