Política

La plástica mexicana: de la Academia de San Carlos al Museo de San Carlos

mayo 12, 2019

El Museo Nacional de San Carlos cumplió 40 años de haberse incorporado a la vida cultural de México, inaugurado en 1968; se encuentra ubicado en el antiguo palacio del conde de Buenavista, majestuosa construcción neoclásica diseñada por el arquitecto Manuel Tolsá en el número 50 de calzada de Tacuba; el Museo de San Carlos alberga colecciones de arte que comprenden obras originales que van de los siglos XIV al XX. Dichas colecciones tienen su origen en la Real Academia de las Nobles Artes de San Carlos, fundada en 1783 por decreto del rey Carlos III de España. Dio origen a la creación de la Escuela de Pintura, arquitectura mexicana; así como al desarrollo de la plástica nacional.

El pueblo mexicano posee desde sus orígenes una gran disposición por las artes, se encuentran testimonios de ello, en los palacios de Teotihuacán, Chichen Itzá, Monte Albán, Tajín, o en los frescos de Bonampak, por citar algunos. El franciscano Juan de Zumárraga, primer obispo de la Nueva España, menciona en sus cartas fechadas en 1531: "los indios son muy ingeniosos, especialmente para el arte de la pintura"; cabe señalar que la primera escuela que incluyó en su enseñanza a las bellas artes fue fundada en el siglo XVI por fray Pedro de Gante, en el Convento de San José, en la Ciudad de México. Por otra parte, fue Rodrigo de Cifuentes el primer pintor profesional llegado a la Nueva España en 1523; quien se dedicó a dar clases de pintura, como señala Bernal Díaz del Castillo en su libro Historia verdadera de la conquista de la Nueva España. En 1753 el pintor criollo nacido en Oaxaca, Miguel Cabrera, reconocido artista de la Nueva España, realizó el primer intento por fundar una "Academia de la muy noble e inmemorable arte de la pintura", intento que no prosperó.

Fue en 1778 cuando llegó de España el grabador don Jerónimo Antonio Gil, maestro emérito de la Academia de san Fernando de Madrid, nombrado por el rey Carlos III, de España, como tallador mayor de Real Casa de Moneda, con la misión de establecer una escuela de grabado hueco en la Nueva España. Con el apoyo del virrey Martín de Mayorga, la Academia abrió sus puertas el 4 de noviembre de 1781, día del santo del monarca español, por lo cual en su honor se le llamó Academia de las Tres Nobles Artes de San Carlos, pintura, escultura y arquitectura", ubicada en la Casa de Moneda, calle de Moneda 13, donde actualmente se encuentra el Museo Nacional de las Culturas.

Para su funcionamiento, el rey firmó su decreto de creación el 25 de diciembre de 1783 y la dotó con una renta de 12 mil 500 pesos anuales del Erario Real, además se contó con aportaciones del Real Tribunal de Minería, el Tribunal del Consulado, el ayuntamiento de la ciudad y los ayuntamientos de Veracruz y Querétaro, así como de las villas de Orizaba, Córdoba y San Miguel, lo cual sumaba una renta más de 9 mil 380 pesos más para su mantenimiento.

En la Academia de San Carlos se dio el cambio del estilo barroco al neoclásico, imperante durante los siglos XVII y XVIII en la arquitectura y la pintura mexicana. Los primeros profesores provenían de la Academia de San Fernando de Madrid: el arquitecto Miguel Constansó, los pintores Cosme de Acuña, Gines de Andrés, el escultor José Arias y como director Jerónimo Antonio Gil. Después de la guerra de Independencia, la Academia recibió el nombre de Academia Nacional de San Carlos, con el tiempo llegaron maestros italianos que introdujeron nuevos estilos. Para 1858 se organizó y aprobó la carrera de arquitectura, de tal forma que la primera generación de arquitectos e ingenieros formados en México egresó de San Carlos. Asimismo, por sus aulas pasaron alumnos que llegaron a ser eméritos artistas como Juan Cordero, José María Fermín Revueltas, Velasco, Saturnino Herrán, Diego Rivera, José Clemente Orozco, Davis Alfaro Siqueiros, Teodoro Cano, entre muchos otros. En 1929 al declararse la autonomía de la Universidad Nacional Autónoma de México, la Academia se dividió en Escuela Nacional de Arquitectura y Escuela Central de Artes Plásticas. En 1953 la Escuela de Arquitectura se mudó a la Ciudad Universitaria; a partir de 1979 la Escuela de Artes Plásticas se ubicó en Xochimilco. De tal forma la Academia de San Carlos ha sido un elemento sustantivo en la cultura y el arte nacional y la obra emergida de sus aulas, un testimonio de la historia de México.