Sociedad y Justicia

Operativo en el sur, logra liberar a 10 secuestrados

abril 20, 2019

Minatitlán, Ver.- La Secretaría de Seguridad Publica (SSP) y la Fiscalía General del Estado (FGE), cayeron en contradicciones sobre el operativo que se realizó en el hotel Posadas de Minatitlán, donde se rescataron a 10 personas y se detuvo a tres más, por el delito de secuestro.

En un comunicado, la SSP dio a conocer que aprehendieron a tres presuntos secuestradores y rescataron a 10 personas privadas de su libertad en un hotel, ubicado en la avenida Institutos Tecnológicos.

Detallaron que llegaron al lugar por una denuncia anónima y se detectaron a dos sujetos intentando escapar a bordo de una Urvan color blanca, placas 32RB6B del estado de Jalisco, lo que llevó a la aprehensión de J.F.H de 40 años de edad, C.A.L.L. de 20 años, respectivamente.

Posteriormente, se dio a conocer de la detención de una tercera persona, Simón "N" de 68 años de edad,quien se desempeña como responsable del hotel.

Las personas retenidas señalaron que les informaron dos personas de un operativo enp roceso, por lo que tenían que permanecer en sus habitaciones y después llamaron para señalarles que estaban cautivos por un grupo delincuencial.

En el interior del inmueble se localizaron a dos familias, en habitaciones diferentes. En la primera se ubicaban seis personas, entre ellas dos menores de edad; mientras que en el segundo cuarto se liberaron a cuatro personas, de las cuales dos eran menores.

Los detenidos fueron puestos a disposición de la Fiscalía General del Estado (FGE), institución responsable de llevar a cabo las investigaciones correspondientes.

En tanto, fuentes de la FGE confirmaron que los dos detenidos como presuntos secuestradores eran dos choferes que también estaban retenidos en el inmueble bajo amenazas.

Los conductores llegaron a Minatitlán procedentes de Guadalajara, Jalisco, quienes señalan que también habían sido amenazados por este grupo criminal con el que tuvieron contacto por el recepcionista del hotel identificado como Simón "N" de 68 años, quien refiere que era presionado por los delincuentes.

Después de reunir a las dos familias en la habitación, ambos hombres recibieron órdenes mediante llamadas telefónicas y videollamadas de un sujeto quien se identificó como el jefe de la delincuencia organizada, el cual les pidió a todos los integrantes de la familia les entregaran dinero en efectivo, y tarjetas de crédito.