Política

Fallece Julio Atenco Vidal, defensor de las naciones y pueblos originarios

abril 05, 2019

Orizaba, Ver.- Con el fallecimiento de Julio Atenco Vidal, este jueves, se cierra uno de los capítulos más activos de la lucha social en la zona centro del estado.

Defensor de "las naciones y pueblos originarios", como él llamaba a las regiones indígenas del país, Atenco Vidal encabezó una serie de cruzadas para defender los derechos de las comunidades originarias.

Su participación política, de siempre, fue de izquierda, militó en el PRD, intentó ser candidato independiente a la diputación local por el distrito de Ciudad Mendoza y fue un activo promotor del voto a favor del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Con 58 años a cuestas, Atenco Vidal fue activo participante de la lucha y la movilización social y enfrentó la persecución de algunos de los gobernadores del estado como Patricio Chirinos Calero, quien en la década de los 90 ordenó –así lo decía el activista– su encarcelamiento preventivo en el penal de Orizaba. Ese hecho provocó que medio centenar de integrantes de la Coordinadora Regional de Organizaciones Indígenas de la Sierra de Zongolica prácticamente sitiara el centro de Orizaba hasta lograr la libertad de su dirigente.

Su foco de acción se dispersó por diversas regiones indígenas del estado, pero se centró especialmente en el municipio de Soledad Atzompa, lugar en donde fue director de Obras Públicas en la administración del entonces perredista y ahora morenista Javier Pérez Pascula. Su paso efímero por la administración pública no menguó su activismo político y por el contrario, desde la CROISZ encabezó una serie de movilizaciones en defensa de los derechos de los pueblos originarios.

En 2007 fue actor fundamental en el movimiento que habitantes de Soledad Atzompa realizaron con motivo del presunto asesinato de Ernestina Ascencio. En ese entonces, y según lo publicado por la revista Proceso en su edición del 13 de marzo del 2007, considera que detrás del caso, "existe mano negra". En el texto de la entrevista se señala:

"El luchador social Julio Atenco Vidal desmiente categóricamente los señalamientos del presidente Felipe Calderón, quien aseguró que la indígena Ernestina Ascencio Rosario murió a causa de una gastritis crónica no atendida. Las afirmaciones del presidente Calderón son falsas Alguien le dio información equivocada Hay, pues, una mano negra que se está moviendo detrás de este caso, dice Atenco Vidal, director de Obra Pública y Desarrollo del municipio de Soledad Atzompa, Veracruz, situado en la sierra de Zongolica y donde fue asesinada la indígena, presuntamente por un grupo de soldados".

En la misma nota se precisa: "De esta manera, Atenco Vidal refuta las aseveraciones de Calderón, quien, en una entrevista con el diario La Jornada, publicada este martes 13, señaló textualmente: "He estado pendiente del caso de la señora que se dice asesinaron en Zongolica (tras una presunta violación tumultuaria por militares) La CNDH intervino, y lo que resultó de la necropsia fue que falleció de gastritis crónica no atendida".

En enero del 2016, de nuevo, junto con habitantes de Soledad Atzompa e integrantes de la CROISZ, quemaron diversos artículos, documentos y demás en los patios del Palacio Municipal de Ciudad Mendoza, en protesta por la negativa del entonces alcalde René Huerta, de atender el caso de un presunto abuso de autoridad de la policía municipal.

El activismo social era combinado por con actividades mercantilistas. De hecho, promovió las estufas ecológicas que sustituían a los contaminantes comales que ancestralmente se utilizan en las zonas indígenas del país. La actividad la compartía con su hijo Yetlanezi Atenco Sánchez, quienes comercializaron la estufa ecológica "Kaltzintli", la cual, dijo en su momento, "ahorra leña hasta en 75 por ciento y busca no afectar la salud de quien la utiliza, como la mayoría de su competencia.

Este proyecto, ahora concretizado, se inició desde hace 30 años en una planeación de desarrollo forestal junto "con la CROISZ en los municipios de la Sierra de Zongolica en donde reconoció los problemas relacionados con el recurso forestal, siendo la leña, el uso principal como fuente de energía".

Todavía el pasado 15 de marzo a las 10 horas con 27 minutos publicaría lo que sería su último post en Facebook:

"Nuestra opinión sobre lo absurdo del comportamiento político del EZLN frente a AMLO y el Movimiento Indígena en el país, parecía solo una reacción visceral. Ahora, para los (sic) escépticos tienen a la mano una prueba contundente de la intolerancia, vanguardismo y hegemonismo del EZLN, dicho y demostrado por sus propios excompañeros, teniendo como fuente el corazón del propio EZLN".

Su muerte sorprendió a diversos activistas sociales de la zona, ya que muy poco se supo del padecimiento que al final lo llevó a la muerte. De hecho, el martes fue internado en el hospital del Issste a consecuencia de dolores por la misma enfermedad.

Sin embargo, este miércoles por la noche complicaciones por insuficiencia hepática y enfermedad pulmonar obstructiva crónica, le provocaron una reacción en cadena que provocó que su estado de salud se agravara, por lo que fue imposible salvarle la vida.

Julio Atenco, al morir, tenía 58 años. Le sobrevive su esposa Claudia Elena Guerra Hernández y tres hijos. Dos varones y una mujer. Este viernes será sepultado en el panteón municipal de Ciudad Mendoza, de donde era originario y municipio en donde además creó lo que fue el primer y único parlamento municipal.