Política

PRI respaldaría adelanto de fondos sólo si Banobras supervisa y se usa contra pobreza

marzo 23, 2019

El Partido Revolucionario Institucional (PRI) apoyaría el decreto del gobernador Cuitláhuac García Jiménez, para adelantar fondos federales a los municipios, siempre y cuando se pongan candados que garanticen que el dinero lo entregará el Banco Nacional de Obras y Servicios (Banorbas) y se destinará a acciones para reducir los índices de pobreza.

"Lo que, si tenemos que cuidar, no permitir que existan recovecos para que este dinero pueda ser utilizado de la forma correcta, que pueda ser muy bien etiquetado y que sean utilizados en otros fines y no en beneficio de la sociedad", explicó en entrevista la diputada Érika Ayala Ríos.

La legisladora, adelantó que se van a reunir con el delegado de Banobras y la gente de finanzas, para determinar los alcances del decreto que establece que se podrán contratar uno o varios créditos con cualquier banco del Sistema Financiero.

Consideró que el tema se quiere politizar, cuando se exige que las comunas den buenos resultados y se genere obra pública. Reconoció que la posibilidad de que el estado pueda contratar créditos para generar infraestructura le metió ruido a un tema que se era habitual en otras administraciones.

"No vamos a adquirir deuda a futuro, sino que de tus participaciones que te correspondan se te dé un 25 por ciento, es decir, si me tocan 100 por año, que me den 75 este año, más los 100 que me tocan, y con esos 175 empezar a hacer obra", ejemplificó.

Y el próximo año en lugar de darme 100 sólo me van a dar 75 y en los siguientes años se también se aplicaría el descuento de esos fondos, "Si lo vemos desde esa perspectiva, sería bueno porque se estaría haciendo obras al inicio del gobierno".

Aclaró que el hecho de que se apruebe el decreto no quiere decir que todos los municipios van a recibir los recursos del Fondo de Aportación Infraestructura Social (FAIS), pues requieren el aval de los cabildos

Ayuntamientos deben asumir deuda

Los 199 ayuntamientos que bursatilizaron el impuesto de la tenencia vehicular en el año 2008, deben asumir la deuda pública, para liquidarla y reducir los compromisos económicos que tiene empeñados gran parte de sus ingresos.

El auditor general del estado, Lorenzo Antonio Portilla Vásquez, recordó que en la Cuenta Pública del año 2017 se hizo la recomendación a la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan), de convertir las deudas a pesos, pues actualmente se pagan en Unidades de Inversión (UDIS), que se cotizan en dólares, lo que incrementa el pasivo.

Y se les propuso que sean los municipios los que puedan pagar el dinero directamente y evitar el Fideicomiso que se creó para ese fin y al que se destinan los fondos federales anuales.

En el año 2008 el entonces gobernador Fidel Herrera Beltrán obligó a 199 municipios del estado a bursatilizar el 20 por ciento de los ingresos del impuesto de la tenencia vehicular, por lo que recibieron mil 300 millones de pesos.

Hasta el 2017, la deuda por la emisión de certificados, que permitió dinero fresco a las arcas municipales, se cuantifica en mil 404 millones 628 mil pesos.