Política

Aplaza SNDTSC cierre de El Tajín; habrá mesa de diálogo con autoridades del INAH

marzo 21, 2019

De última hora, custodios del Sindicato Nacional Democrático de Trabajadores de la Secretaría de Cultura (SNDTSC) desistieron de cerrar la zona arqueológica de El Tajín, ante la promesa de parte de las autoridades del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) de revisar y atender su pliego petitorio.

El cierre de la zona arqueológica se encontraba programado para ayer miércoles 20 de marzo, día en que diera inicio el festival Cumbre Tajín; sin embargo, la representación sindical acordó dialogar este jueves. Gabriel del Valle Ferral, secretario general del SNDTSC en Veracruz, comentó que las quejas contra la desatención existente en los centros de trabajo continúan, pero por esta ocasión decidieron aplazar el plan de acción que contempla el cierre de la zona arqueológica.

Durante los últimos meses han enfatizado la carencia de recursos en las zonas arqueológicas y monumentos históricos, donde los trabajadores deben aportar recursos propios para la compra de insumos y herramientas necesarias para la limpieza, mantenimiento y conservación.

De igual forma han denunciado los casos de acoso laboral por parte de las autoridades del INAH, así como la falta de pago de prestaciones como horas extra, primas dominicales y la más reciente retención de parte del aguinaldo, el cual a la fecha no ha sido cubierto.

Demandan la creación de más plazas de trabajo, toda vez que existe un marcado déficit de custodios en todas las zonas arqueológicas del país, por lo que no se dan abasto para cubrir todas las áreas, lo que ha derivado en el abandono parcial del patrimonio cultural. Será este jueves cuando se defina si cierran el acceso a la zona arqueológica o el titular del INAH, Diego Prieto, accede a cubrir las demandas de los trabajadores.

Reafirma Cumbre Tajín su compromiso con cultura totonaca

A 20 años del festival Cumbre Tajín consolida su vocación como salvaguarda de la cultura totonaca, enfocando sus energías en la promoción y difusión de la sabiduría de los pueblos originarios.

Los sonidos de la flauta y el tambor en los talleres de danza se mezclaba con el ritmo de la orquesta del espectáculo Jarocho que este miércoles se presentó durante la inauguración del festival de la identidad, mientras los niños de Cántaros de Sol daban muestra de sus capacidades en un nicho de la música que, aunque no lució abarrotado como en otras ocasiones, vibró con tales presentaciones.

Un gobernador Cuitláhuac García Jiménez rompió con los esquemas anteriores de las inauguraciones de las distintas ediciones del Festival. En esta ocasión la ceremonia se realizó por la tarde, ya entradas las 17:00 horas, encaminándose directamente hacia el Katiyán o Casa de los Abuelos, donde recibió la bendición de los ancianos, quienes le entregaron el bastón de mando Totonaca.

En esta ocasión no hubo un ritual de los voladores al medio día. Después de salir del Kantiyán se dirigió directamente al Nicho de la Música, donde resaltó que tras dos décadas, la semilla ha germinado y dado sus mejores frutos, los cuales son reconocidos en el mundo entero.

El esquema de salvaguarda de la cultura que ha desarrollado Cumbre Tajín ha servido de ejemplo en otras latitudes, y ahora en Veracruz es el modelo para la creación de la Cumbre Olmeca, que el gobierno del estado estará proyectando en el sur de la entidad, como lo comentó durante su intervención la secretaria de Turismo, Xóchitl Arbesú, quien trató de dirigirse en totonaco ante los asistentes.

En ese mismo lugar, el alcalde de Papantla, Mariano Romero González, nombró la memoria del Tata Juan Simbrón, quien dejara su legado en el Consejo Supremo Totonaca, así como de Narciso Hernández Jiménez, quien hasta el último momento se esforzó por defender el ritual de Los Voladores.

La apuesta en esta vigésima edición fue la cultura y así quedó demostrado con el programa del primer día de actividades. Cumbre Tajín se ha vuelto autosustentable, en parte por la dirección de Salomón Bazbaz, pero también por todo lo que representa para el pueblo totonaca que la ha hecho suya en estos 20 años.

Para esta edición se tiene una meta de al menos 40 mil asistentes. Municipios como Papantla reportan ya un lleno total de su oferta hotelera, mientras que en Poza Rica la ocupación alcanza el 75 por ciento. Ambos municipios serán sedes de actividades culturales como parte de la Cumbre.