Política

Falta de acuerdo entre sindicato e INAH afectaría organización de Cumbre Tajín

marzo 19, 2019

Tras la falta de acuerdos durante la más reciente reunión entre trabajadores adheridos al Sindicato Nacional Democrático de Trabajadores de la Secretaría de Cultura (SNDTSC) y autoridades del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), los custodios anunciaron el cierre del acceso a la zona arqueológica El Tajín, además de la movilización de trabajadores del Centro INAH Veracruz y otros sitios históricos del país para apoyar la protesta.

A través de un escrito, la representación sindical informó al director general del INAH, Diego Prieto Hernández, y a la secretaria de Cultura, Alejandra Frausto, la medida de realizar el cierre del total de sitios arqueológicos y demás monumentos históricos bajo resguardo del instituto, luego de la reunión realizada el pasado 14 de marzo para la revisión de la estructura ocupacional de los puestos y funciones del personal de base y de contrato que elabora en la zona arqueológica del Tajín así como del Centro INAH Veracruz.

Denunciaron que las autoridades no mostraron voluntad para regularizar y resolver la problemática de la relación laboral en la zona arqueológica de El Tajín, de acuerdo con el profesiograma del catálogo de puestos del personal de base vigentes en el INAH.

"Lo grave es que el antropólogo Diego Prieto empeñó su palabra de atender las demandas, pero las autoridades enviadas a la mesa laboral carecían de capacidad resolutiva y pese a que se intentó no romper la mesa de diálogo, se atentó contra los trabajadores procedentes de diferentes puntos centros de trabajo, quienes no pudieron retornar a sus lugares de origen en espera de continuar la reunión", comentó Gabriel del Valle Ferral, secretario general en Veracruz del SNDTSC.

A dicha mesa de diálogo había acudido Juan Manuel Hernández Melchor, secretario general del SNDTSC, para abordar el tema de la rescisión de contratos del llamado Capítulo 3 mil que están afectando la operatividad de El Tajín.

La falta de personal ha propiciado que la zona arqueológica se encuentre prácticamente sola la mayor parte del tiempo, lo que ha derivado en que sea víctima de vandalismo y que en 2018 se registrara un intento de secuestro al interior de la misma.

De igual forma, se pretendía solucionar el problema de la falta de pago de prestaciones a los trabajadores desde 2017, correspondientes a días festivos, dominicales y tiempos extra laborados desde ese año a la fecha.

Denunciaron, además, casos de nepotismo, desvío de recursos, casos de extorsión en contra de los trabajadores, así como acoso laboral y sexual. Por este último, afirman que hay una denuncia en contra de Esteban Rodríguez Flores, quien en 2018 fue removido de su cargo en el Centro INAH Veracruz, pero posteriormente contratado en la Secretaría de Cultura.

De cumplirse el emplazamiento, el cierre de la zona arqueológica estaría afectando el desarrollo del inicio del festival Cumbre Tajín, que este año cumple dos décadas de servir como un espacio de difusión y promoción de la cultura totonaca, así como de salvaguardar el patrimonio cultural inmaterial.