Política

Crece la matrícula de universidades 4% pero no el subsidio: académico

febrero 23, 2019

La matrícula de las universidades públicas crecieron 4 por ciento, lo que obligó a contratar personal académico y administrativo, y a ampliar los espacios educativos. Sin embargo, los gobiernos federal y estatales se negaron a reconocer el crecimiento de la plantilla laboral y no otorgaron más presupuesto, lo que "abrió una brecha y un déficit", afirmó el investigador del Instituto de Investigaciones de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Javier Mendoza Rojas.

Explicó que cada año hay un subsidio para el convenio tripartita que se firma entre los gobiernos estatal, federal y la universidad; sin embargo, aun cuando ha habido un crecimiento en la plantilla laboral, las autoridades no han aumentado los recursos.

"Hay una plantilla que no es reconocida y que no es apoyada por el subsidio de la Federación como de (los estados) y esto abrió una brecha y ocasionó un déficit".

Expuso que las universidades tienen "presiones financieras" que se derivan de los regímenes de pensiones y jubilaciones de sus trabajadores.

"Los estudios actuariales que se han practicado desde 2001 en el ámbito de las universidades públicas estatales, han identificado un enorme déficit que no se puede sustentar en el tiempo. De ahí que se hicieron reformas en la mayoría de las universidades al sistema de pensiones aumentando los años de antigüedad para las nuevas generaciones".

El investigador de la UNAM acudió a las instalaciones que albergan la Federación de Sindicatos y Asociaciones de Personal Académico de la Universidad Veracruzana (Fesapauv) para ofrecer la conferencia "Presupuesto 2019 para la educación superior".

Mendoza Rojas expuso que en 2018, un grupo de nueve universidades públicas estatales recibieron recursos para poder cerrar el ejercicio fiscal porque presentaban una crisis económica.

Dijo que las universidades públicas estatales tienen el reto de lograr un esquema de financiamiento que sea sustentable con visión de largo plazo porque tienen presiones de gasto y requieren de revisiones para que no lleguen al final del año "con insuficiencias presupuestales para cumplir con las obligaciones de sus trabajadores".