Política

Denuncia síndico único a dos diputados de Morena por supuestas amenazas de muerte

enero 29, 2019

El síndico único del ayuntamiento de Rafael Delgado, Julián Cotlami Cocotle, acudió a la Fiscalía General del Estado (FGE) a presentar una denuncia en contra de los diputados locales Adriana Paola Linares Capitanachi y Rubén Ríos Uribe, por probables amenazas de muerte, extorsión y coacción, entre otros delitos, ejercidos en su agravio con la finalidad de que retire una solicitud de juicio político presentada ante el Congreso del estado en días pasados en contra de la alcaldesa Isidora Antonio Ramos.

El funcionario denunció también un probable desvío de recursos registrado en el citado ayuntamiento; fue atendido por el fiscal general del estado, Mtro. Jorge Winckler Ortiz y el fiscal especializado en combate a la corrupción, Marcos Even Torres Zamudio.

Para el desahogo de la investigación el denunciante aportó pruebas consistentes en archivos de audios correspondientes a las reuniones sostenidas los días 10 y 20 de diciembre del año 2018, en las cuales se dieron presuntamente estos actos

La FGE agotará todas las líneas de investigación a fin de esclarecer los hechos denunciados y en su caso, deslindar las respectivas responsabilidades.

Nada entorpecerá mi gestión legislativa: Linares Capitanachi

Denunciada por los presuntos delitos de amenaza, extorsión y coacción, la diputada local por este distrito, Adriana Paola Linares Capitanachi, de Morena, asegura que sólo se trata de una estrategia para desprestigiar su labor legislativa. Asevera que en ningún momento ha presionado a nadie para hacer o dejar de hacer algo, además de que desconoce los motivos que tuvieran para tratar de desprestigiarla.

En entrevista, la legisladora local aseguró que su actuación en el Congreso ha sido apegada a la ley y a los principios de ética profesional y buen servicio a los veracruzanos.

"Desconozco los pormenores de la denuncia y en su oportunidad se llevará el procedimiento correspondiente, como no tengo nada que esconder y mi actuar ha sido transparente en todo momento, tengo la plena confianza que no habrá nada que entorpezca mi labor legislativa".

Afirmó que la denuncia es una treta o jugarreta política en su contra para tratar de dañar su imagen, ya que con esto se "pretende desviar la atención y evitar que continuemos con la transformación de Veracruz".

Reiteró que su actuación siempre ha sido y será conforme a la Ley, y en ningún momento ha afectado y mucho menos presionado a nadie para hacer o dejar de hacer algo, por lo que expresó que esto es una treta para vulnerarla de manera cobarde como mujer legisladora.

"Definitivamente son hechos infundados, sin ningún sustento jurídico, que como ya le comenté es para desprestigiarme, el motivo lo ignoro".

Desconoce también los motivos por los que el propio fiscal general Jorge Winckler atendió personalmente al denunciante. "En lo que a mi compete daré la contestación jurídica a los señalamientos que se me imputan por el supuesto agraviado en su momento procesal oportuno".