Política

Repunta el sida en zonas serranas: Ponce Jiménez

enero 17, 2019

Hay un repunte de sida en zonas indígenas, especialmente en las cercanas a Zongolica, Papantla y Coatzacoalcos, sin embargo no existe un marco legal para atender este problema de salud pública, sostuvo Patricia Ponce Jiménez, del Grupo Multisectorial en ITS y VIH/Sida del estado.

La activista dijo que para que no exista este vacío de atención, están trabajando con el Congreso del Estado y el Sector Salud para reformar y actualizar la Ley para enfrentar la epidemia del VIH-Sida con el objetivo de armonizarla con la nueva Norma Oficial Mexicana (NOM) 010 que cubre en este tema.

Ponce Jiménez sostuvo que la epidemia tiene un repunte en las zonas rurales, "hay un incremento en enfermos con el virus la cual afecta principalmente a migrantes, jornaleros e integrantes de comunidades indígenas, toda vez que es una población vulnerable porque hay un proceso migratorio que existe en las comunidades y pone a las mujeres en una situación de riesgo".

Puso de ejemplo que en Chiapas se hizo una investigación en la zona de Los Altos y se detectó que el 80 por ciento de las personas que se atienden en un Centro Ambulatorio para la Prevención y Atención en Sida e Infecciones de Transmisión Sexual (Capasits) son indígenas. "Allá hay personas que al menos desde hace 12 años viven con VIH y una generación de niños huérfanos o con la enfermedad; todos son hijos de migrantes o trabajadores de la construcción en Playa del Carmen, Quintana Roo. Aquí en Veracruz, se ha detectado a través de los Capasits que hay una situación similar en Papantla y Zongolica también hay generaciones de niños con la enfermedad y en Coatzacoalcos los pacientes llegan de zonas serranas, aunque reconoció que hace falta hacer una investigación.

Ley para enfrentar epidemia de VIH en Veracruz está obsoleta

La Ley para enfrentar la epidemia del VIH tiene 10 años y se encuentra desactualizada, necesita modificarse su lenguaje, términos, contar con perspectiva de género e incluir una diferenciación que visibilice a la población indígena y migrante.

Esto se reconoció durante la segunda reunión para actualizar esta ley y que requiere ser ahora actualizada con la nueva NOM para atender el VIH y el sida en el país.

A la reunión por parte del Congreso participaron la diputada Andrea Yunes, presidenta de la Comisión de Salud, Yolanda Olivares, directora del Instituto Veracruzano de las Mujeres, Patricia Ponce, integrante del Grupo Multisectorial y representantes de la Universidad Veracruzana y de la Secretaría de Salud.

En el encuentro, uno de los acuerdos que se tomó fue trabajar en una Comisión que aglutine las propuestas que sean enviadas por los diferentes sectores de la sociedad convocados para trabajar el tema de la reforma legislativa.

Esto permitirá incluir las nuevas perspectivas de género, de derechos humanos, indigenista, de la diversidad sexogenérica, migratoria y las nuevas disposiciones en materia de VIH que se aplican a nivel nacional.

Ponce Jiménez recordó que esta fue la primera ley aprobada en el país, propuesta por la sociedad civil organizada, en su momento mediante el levantamiento de 30 mil firmas de personas mayores de edad. En ese entonces la Universidad Veracruzana apoyó a la sociedad civil en el levantamiento de las firmas y en mantener un acompañamiento a lo largo del proceso legislativo para atender las dudas que pudiera tener el Congreso Local.

En la actual legislación se pueden apreciar criterios obsoletos en materia de salud que obedecen a las disposiciones de hace más de 10 años y que se encuentran plasmados en la NOM de 2011, pero que deben adaptarse a la actualización de esta que fue modificada en 2016.

También, en la reunión de trabajo se dijo que deben contemplarse los cambios que ha tenido la epidemia en la población de Veracruz, pues ahora se ha incrementado el número de mujeres que vive con el virus, así como también el volumen de población en comunidades indígenas y rurales que es diagnosticada como portadora del virus.

A su vez, la migración, tanto de tránsito, como la que ingresa y la que sale, es un factor a tomar en cuenta, pues se requiere garantizar tratamientos y atención a la población en tránsito y residente.