Política

Protestan pobladores contra ingenio El Potrero por contaminar el agua

enero 15, 2019

Atoyac, Ver.- Habitantes de la colonia Obrera de la comunidad Miguel Alemán, municipio de Atoyac, se manifestaron esta mañana frente a las oficinas principales del ingenio Central El Potrero, propiedad del grupo empresarial Beta San Miguel.

Con pancartas expusieron su malestar contra la empresa por utilizar agua contaminada para su proceso y las acusaron de verter aguas con desechos químicos a los afluentes que son utilizados por las unidades de riego, una de estas la Alfredo Bonfil, que tiene uno de los principales canales de riego que surten del vital líquido a casi 2 mil hectáreas de caña.

Así lo manifestaron los integrantes del comité de esta asociación, a quienes se les unieron también los usuarios de la unidad de riego de Puente Chico, los cuales han señalado que el ingenio es el responsable de derramar desechos industriales que se van a las cavernas y surgen en manantiales, contaminando las aguas que utilizan en esa unidad, lo cual consideran no es una agua adecuada para riego.

Cabe destacar que el presidente de la unidad de riego Alfredo Bonfil, Cutberto Morales Martínez, sostuvo que el agua de los canales –y que también es utilizado por pobladores de la región para su uso doméstico– es contaminado por el ingenio Central El Potrero, situación que es preocupante, "no se vale (pues) la empresa tiene la capacidad económica para construir plantas de tratamiento".

Por su parte, esta mañana, pobladores de algunas colonias obreras de esta comunidad de Miguel Alemán (Potrero Nuevo) se manifestaron frente a las oficinas del ingenio en donde acusan a la empresa de generar aguas podridas o contaminadas, según las leyendas de sus cartulinas que mostraron a los medios de comunicación. Refirieron que esto afecta a varias zonas de la comunidad.

Por esta razón, cerca de medio centenar de personas encabezados por Abel Hernández, líder del sindicato independiente de obreros, se apersonaron frente a las instalaciones del Central El Potrero con la finalidad de ser escuchados y de exigir que la empresa haga algo para solucionar este grave problema que puede repercutir en la salud de las familias que consumen esta agua.

Cabe resaltar que esta ha sido la principal bandera de exigencias que han propuesto los usuarios de las unidades de riego antes mencionadas: la construcción de una planta de tratamiento para las aguas que desecha el ingenio, cuyo asunto ya ha trascendido en algunas dependencias y que han tomado conocimiento algunos diputados locales e incluso hasta representantes del Gobierno del Estado, quienes han estado como mediadores. Por su parte, el ayuntamiento encabezado por el alcalde Óscar Pimentel Ugarte solo se ha mantenido al margen.

Todo lo anterior afecta de manera directa también a los productores de caña abastecedores del ingenio de las organizaciones CNC y CNPR, pues que en días pasados, ante el cierre de las compuertas que surten de agua a los canales de riego para la zona cañera al ingenio como medida de presión para la instalación de la planta de tratamiento, se detuvo la molienda en el ingenio.

Al quedarse sin agua, el ingenio tuvo que parar la molienda causando la incertidumbre entre el gremio cañero, pues a decir de los productores, a los empresarios dueños del ingenio no les interesó este atraso al decir que si era necesario daban por terminada la zafra.

Esta situación causó malestar en los productores de caña, al tener su caña cortada en el campo y camiones cargados en los corralones del ingenio, además de que tenían que pagar a los cortadores del producto, a los que les cubren su jornal haya o no molienda.

Este martes se podría paralizar actividad en el ingenio El Potrero

Para los productores son pérdidas millonarias que enfrentan ante estos casos cuando hay paros de molienda, por lo que este martes 15 de enero es una fecha en la que hay ultimátum en donde la empresa tendrá que dar una respuesta a la exigencia de la gente, llámese usuarios de las unidades de riego, quienes amenazan de nuevo con volver a cerrar compuertas, pues así fue el arreglo de una tregua, en lo que analizaba la parte empresarial en la Ciudad de México el pliego petitorio propuesto por los afectados por la contaminación de las aguas de los canales de riego y por otra parte los habitantes de las colonias obreras de que se les deje de surtir aguas turbias y podridas según su malestar.