Política

Historia de atropellos en el sindicato de CMAS; reclaman a secretario general

diciembre 31, 2018

El manejo patrimonialista y discrecional de alrededor de un millón 100 mil pesos mensuales de cuotas del Sindicato de Empleados y Trabajadores de la Comisión Municipal de Agua y Saneamiento (CMAS) en Xalapa que realiza José Luis, El Pollo, Hernández López, es una larga historia que inició hace ya 23 años en la que cotidianamente se vulneran y se abusa de los derechos de los mil 400 afiliados.

Apalancado en complicidades con anteriores administraciones municipales a las que vendía estabilidad, control del gremio y un supuesto capital político, Hernández López comete impunemente toda clase de atropellos que van desde el cobro de intereses leoninos a los préstamos que con su propio dinero les jinetea la misma organización; o la "desaparición" de una catorcena anual de su caja de ahorro, hasta la firma de acuerdos extralegales al margen del contrato colectivo con las autoridades de la dependencia en turno con el propósito de apoyar a familiares y miembros del comité sindical, como es el conocido "Concepto 40".

Ese prolongado abuso hastió a un grupo de trabajadores que este fin de semana tomaron las instalaciones del sindicato para exigirle al Pollo la entrega de sus ahorros.

Y es que las cosas le comenzaron a salir mal en cascada al dirigente sindical, pues de voz propia había comentado a sus aliados y adversarios por igual, que había pactado ya con Miguel Ángel Yunes Linares seguir en el cargo a cambio de apoyar la campaña política por la gubernatura del hijo del panista.

Aunque con el fracaso de su apuesta política y la evidente animadversión que tiene contra las autoridades municipales de Morena, la posición de Hernández López se ha debilitado –pues hay ya también un nuevo sindicato de empleados de la CMAS– aún mantiene un importante coto de control que obliga a sus afiliados a actuar con tiento para evitar las represalias del ex militante del PRI.

Estos mismos empleados dieron a conocer también que prácticamente desde su llegada a la secretaría general hace más de 23 años, Hernández López no ha rendido cuentas a nadie del uso que le da a las cuotas sindicales.

Estiman que en promedio a cada trabajador le descuentan cada catorcena alrededor de 800 pesos por diversas "aportaciones" gremiales, lo que hace que el dirigente disponga a su antojo de más de un millón 100 mil pesos mensuales "de los que nadie sabe su destino".

Un ejemplo de cómo El Pollo administra la misma nómina de los empleados con el apoyo de las autoridades –con las que había acordado estabilidad y control de la base laboral a cambio de seguir en la dirigencia gremial–, se puede observar en el caso de un empleado que renunció al sindicato.

Bajo esta condición alcanza una percepción neta de 6 mil 293.57 pesos; sin embargo, el mismo salario, con las deducciones que se apropia el sindicato, queda en mil 950.57 pesos debido a los descuentos que representan los conceptos "Sindicato Caja 3", "Sindicato Caja 2", "Sindicato otros" y "Sindicato Coop".

En ese mismo sentido, la apropiación de las aportaciones de los trabajadores a la caja de ahorro que el sindicato administra es de tal magnitud que con todo y que la institución le entrega a Hernández López sus descuentos respectivos, éste niega los empréstitos con el argumento de que "no hay dinero en caja" y cuando llega a prestar alguna cantidad les cobra entre 15 y 20 por ciento de intereses, prácticamente al doble que las instituciones financieras.

Agremiados inconformes denunciaron que el líder sindical ha pasado por encima del contrato colectivo de trabajo al firmar cuando menos cuatro convenios extralegales que no están considerados en el documento, por medio de los cuales consigue compensaciones para sus hijos, para integrantes del comité del sindicato y para amigos, como es el caso del "Concepto 40" por medio del cual negoció con la dirección de CMAS compensaciones adicionales al salario que van desde los 800 pesos hasta los 13 mil 173.39 pesos que el propio Pollo se asignó.

En la lista que el líder del sindicato de CMAS negoció con la dependencia figuran los miembros del comité directivo: Sergio Adrián Armenta García ($4, 024,24), Santiago César Fernández Hernández ($11, 343.75) y Jorge Cabrera Moreno ($11, 343.75).

Al mismo tiempo, aparecen en dicha nómina especial tres hijos del dirigente: José Luis Jahir –quien aparte cobra como asesor del director–, Néstor Alejandro y Óscar Jesús Hernández Cabrera, miembros todos de una lista que conforman 56 empleados y que en conjunto representa para la dependencia una erogación mensual cercana al millón de pesos, violatorio de la Cláusula Octava, pues tales "arreglos" no se hacen bajo el mandato del contrato y a espaldas del gremio.