Política

Solicitan productores de limón apoyo de gobierno federal para certificación

diciembre 24, 2018

Córdoba, Ver.- Con el cambio de gobierno, productores de limón buscan ser escuchados por las nuevas autoridades para que los apoyen con la certificación del cítrico, pues para el 2020 las expectativas no son alentadoras.

César Cortés Bello, presidente nacional del sistema productor Limón Persa, urgió una trazabilidad sana en donde el productor pueda llegar al mercado exterior sin problemas.

Y es que recordó que para el 2020 podrían paralizarse las exportaciones debido a la Ley del Bioterrorismo, debido a los requisitos que se están pidiendo por el Tratado de Libre Comercio (TLC) que aun con todo y las consecuencias que puede tener, lo consideró acertado.

Para Cortés Bello, la colaboración del gobierno federal a fin de certificar el producto persa es importante, ya que a nivel nacional, apenas el 6 por ciento cuenta con este proceso.

"Me preocupa y ocupa que de las más de 100 mil hectáreas que existen en el país, solamente tenemos el 6 por ciento de certificación, tenemos todo el 2019 para trabajar fuertemente porque esos 6 mil 500 millones de pesos que ingresan al país pueden caer".

De ahí que en este tema existe un gran trabajo para autoridades federales, estatales y representantes del sector, ya que pocos se han preocupado por llevar un trabajo para a la postre obtener su certificación, con el cual avalan que no se aplicaron productos tóxicos al consumo humano al cítrico, mencionó Cortés Bello como ejemplo.

"Hoy, es lo que nos piden, la trazabilidad, que el producto venga sano del campo y cuando llegue a la empresa certificada haga su siguiente trabajo y poder obtener la guía de sanidad", señaló Cortés Bello.

De esta manera, al nuevo gobierno federal le hicieron el llamado de no apoyar a quienes tienen producto vulnerable, primero se deberán sacar adelante a quienes ya están produciendo y de ahí crear una segunda etapa.

Recordó que en Veracruz existen más de 26 mil productores con un 62 por ciento en producción que se traducen en 52 mil hectáreas sembradas, y sólo una mínima parte está certificada.