Previsibles
diciembre 18, 2018 |

La edición de ayer de La Jornada Veracruz, en su nota principal, daba cuenta del audio de un pacto entre la autoridad y el representante legal del ex secretario de Seguridad Pública en el gobierno de Javier Duarte, Arturo Bermúdez Zurita, recientemente excarcelado. Audio que revela los procedimientos legales que se llevarían a cabo para justificar tal decisión judicial, protagonizado por el actual fiscal especializado en Desaparición de Personas, Luis Eduardo Coronel.

Durante el gobierno anterior bastaba un audio para que la fiscalía iniciara el procedimiento de investigación y posterior encarcelamiento –o negociación– con el ex funcionario anterior en cuestión. En esta ocasión, el fiscal exhibe la razón por la que lo plantaron en el puesto: la protección del ex gobernador y cáfila notable que lo merezca. Cosa que es este espacio editorial sostiene desde que fue nombrado.

La nota en esta edición da cuenta de la selectividad interesada en los criterios de investigación, motivo verdadero –como se ha dicho– de su nombramiento.

No hay mucho que agregar al respecto, excepto tal vez, lo previsible que el equipo legal del gobierno prepare las medidas pertinentes. Erra contra sus propios intereses el fiscal Winckler, las consecuencias de estos diferendos lo dejarán marcado como servidor incondicional del ex gobernador Yunes. Cosa que desde cualquier punto de vista es desaconsejable, incluso entre la plutocracia y la oligocracia locales.

El doble criterio en la fundamentación de su proceder es rotundo, al margen de si la grabación es legal o no.

Las fotos del día