Política

Contra reducción de salarios, jueces y magistrados defienden autonomía

diciembre 11, 2018

Citando a Morelos y a Juárez, los jueces de distrito y magistrados de circuito en Xalapa enfrentaron a los representantes de la Cuarta Transformación que dominan el Poder Ejecutivo y el Legislativo, sin mencionarlos por su nombre, en un día histórico y simbólico: el Día Mundial de los Derechos Humanos y los 70 años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, para defender la autonomía como "contrapeso" en una sociedad democrática y contra la campaña que sólo los retratan "como oportunistas que buscan solo su beneficio personal para debilitar la confianza ciudadana en sus instituciones."

Como en todo el país, en voz de Isidro Pedro Alcántara Valdés, coordinador de Jueces de Distrito y Magistrados de Circuito en Xalapa de la Asociación Nacional de Magistrados de Circuito y Jueces de Distrito del Poder Judicial de la Federación, A. C., leyó un pronunciamiento en el que dijo que "estos mecanismos de injerencia han sido presentados ante la opinión pública como ejercicios modernizadores que harán más eficiente la administración de la justicia y ahorros a los ciudadanos; sin embargo, ocultan que en el fondo buscan frenar los pesos y contrapesos de la democracia y vulnerar el estado de derecho."

En la conferencia que se llevó a cabo en la sede el Poder Judicial federal en esta capital pero que se replicó en muchas otras ciudades del país, no se aceptaron preguntas, pero en su discurso el magistrado dijo que en la institución están dispuestos a "revisar prácticas, recursos y medios que otros poderes les señalen, pero no se pueden aceptar que esto se haga sin el respeto de formación de la ley, los tiempos para debatir, la transparencia, la consulta a las partes involucradas y a la sociedad civil."

Leyó que en su labor cotidiana "hacemos valer los derechos humanos ante los actos arbitrarios de las autoridades lo cual puede no ser cómodo; sin embargo, estamos aquí de manera inédita refrendando nuestro compromiso con la ley y la Constitución ejerciendo nuestros derechos dentro de los cauces de nuestra legalidad", pues "para enfrentar una serie de mecanismos que buscan afectar la vida interna del Poder Judicial de la Federación, siendo que tiene mecanismos de autorregulación que están en la propia Constitución."

En Xalapa, radican al menos 33 jueces y magistrados de seis tribunales colegiados de circuito, un tribunal unitario y 10 juzgados.

Manifestó que todos los días rinden cuentas ante la ciudadanía al resolver cientos de amparos para que tengan el derecho humano de acceso a la justicia, el derecho de petición y un catálogo de derechos que están en la Constitución y en los tratados internacionales, mencionó como ejemplo de los casos que se han resuelto el reconocimiento del mínimo vital para cualquier persona, la seguridad social para todos, de las empleadas domésticas, la participación política indígena respetando sus usos y costumbres, y la comisión de la verdad para buscar el paradero de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa.

En su discurso insistió que la intención era vulnerar el estado de derecho y la plena división de poderes y el histórico funcionamiento de pesos y contrapesos de la democracia y como juzgadores les corresponde defender la autonomía del Poder Judicial de la Federación y "hacer viva la protesta que rendimos al asumir el cargo, de guardar y hacer guardar la Constitución", bajo la imagen de que "somos privilegiados y que vivimos a costa del erario público, que ponen cantidades de salarios que no corresponden a la realidad y minimizar a un mero asunto de sueldos y desviar la atención de lo trascendente que es el juez independiente e imparcial en sus sentencias".

Y en el plano de apoyar su discurso también reivindicaron las frases históricas del generalísimo José María Morelos, quien dijo al pueblo que "todo aquel que se queje con justicia tenga un tribunal que lo escuche, lo ampare y lo proteja contra el fuerte y el arbitrario" y por ello reivindicamos la justicia viva que representamos en los juicios y la del mismo Benito Juárez, quien también fue presidente de la Corte en el siglo XIX, que expresó "entre los individuos como en las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz."

Finalmente, defendieron su trayectoria que se trataba de trabajadores de carrera, "que presentamos un examen de oposición, de permanencia, que continuamente nos capacitamos sobre nuestra especialidad, que fuimos designados por méritos propios" y que estaban destinados a cumplir y hacer cumplir el imperio de la ley.