Municipios

Lluvia aleja a visitantes a panteones y ventas caen

noviembre 03, 2018

Poza Rica, Ver.- Condiciones de lluvia y una baja en la temperatura por efecto del frente frío 8 provocaron una baja en la afluencia de visitantes a cementerios de Poza Rica, dejando inconformes a comerciantes que esperaban un repunte de ventas, sin embargo estas estuvieron casi muertas.

"En este año la verdad nos fue mal, pensamos que por ser fin de semana tendríamos buenas ventas, pero con la lluvia parece que nadie quiere salir, nosotros somos de Puebla y cada año estamos aquí en Poza Rica vendiendo flores, antes a esta hora ya habíamos vendiendo casi todo, pero ahora no llevamos vendido casi nada", expresó Javier Méndez, vendedor de flores ubicado a las afueras del cementerio "Santísima Trinidad".

En el interior del cementerio a las 12:00 horas se ofició una misa para recordar a los fieles difuntos y en esta no participaron más de cien personas, siendo reflejo de la baja afluencia de visitantes durante este 02 de noviembre "día de muertos".

Comerciantes atribuyeron sus bajas ventas a las condiciones climatológicas, aunque se mantendrán durante este sábado y algunos hasta el domingo cuando esperan poder vender la mercancía que trajeron, desde flores, coronas, maceteros y hasta sombrillas, estas últimas fueron las más vendidas, pues durante todo este viernes prevalecieron precipitaciones.

Quienes también se enfrentaron a la baja afluencia de visitantes a los cementerios fueron mariachis, tríos huastecos y músicos que cada año aprovechan esta temporada para ofrecer sus servicios y tocar en honor a quienes están sepultados en los cementerios, sin embargo en esta ocasión sus contratos fueron muy pocos.

"Son casi las dos de la tarde y apenas llevamos dos tocadas, la verdad es algo que nos preocupa porque nosotros vivimos de la música y esta temporada es una de las más importantes pero este año no nos fue bien, pero seguimos vivos y eso es importante", comentó Miguel Ángel Cortes, uno de los músicos al interior del cementerio.

Entre las pocas familias que asistieron al cementerio se observó que colocaron flores, realizaron la limpieza de sus tumbas, quitaron el agua acumulada por las lluvias, encendieron veladoras que tuvieron que proteger de la lluvia y estuvieron por lapsos pequeños, pues exponerse a las condiciones climatológicas no fue fácil en estos espacios.