Política

Búsqueda de cuerpos en el Kilómetro 13.5

octubre 16, 2018

Colinas de Santa Fe, con olor a tragedia; esta lucha aún no termina, dicen Colectivos

El camino hacia Colinas de Santa Fe parece no haber cambiado a lo largo de los últimos dos años, sin embargo, al interior, se observan montañas de arena que fueron movidas de un lado a otro, y más de un centenar de pequeñas estacas en las que se lee "fosa 1, fosa 2", así hasta llegar a más de 150.

Al raz del suelo arenoso hay un hilo de nylon atado a un trozo de varilla, así fueron delimitadas cada una de las fosas, desde la primera que halló el Colectivo Solecito Veracruzano, hace más de dos años, hasta la más reciente, encontrada apenas el viernes pasado.

Al centro del terreno, rodeado por las fosas, fue colocado un pequeño altar, desde donde habría una celebración eucarística por el premio entregado al Colectivo por la orden de Notre Dame; específicamente por la labor que han hecho en la búsqueda de justicia.

"No lo hacemos por que nos los reconozcan, este reconocimiento no es de nosotras, es de nuestros hijos, y es por ellos, nosotros estamos aquí este día, por el cual, la prensa internacional se fijó y puso los ojos en este trabajo del Solecito, de una lucha tan fuerte, constante y perseverante, más que nada por amor, por amor a nuestros hijos", expresó Rosalía Castro Toss, madre de Roberto Carlos Casso Castro, desaparecido en diciembre de 2011.

María de los Ángeles Mora Hernández coloca cuidadosamente un rosario sobre una enorme cruz de madera, en donde se observa la fotografía de su hijo, Vicente Octavio Colorado Mora, desaparecido en mayo de 2014, presuntamente a manos de la Policía Estatal, sacado de su propia casa en Cardel y hallado tres años después en una fosa clandestina, en Colinas de Santa Fe.

Aunque hay tristeza en sus ojos, la voz de María de los Ángeles ya no tiembla al recordar el día en recibió la temida llamada; donde una voz del otro lado del auricular le confirmó que los restos de su hijo habían sido identificados. Le dio sepultura apenas en febrero de este año, pero su dedicación por la búsqueda de los desaparecidos, prevalece.

"Claro, esta lucha no termina, no termina, ahora sí que estamos unidas para eso, y pues yo sigo con mis compañeras, ya apareció el mío pero no ha aparecido el tuyo y yo sigo adelante", afirmó.

Al término de la misa, las madres lanzaron una plegaria al cielo, nombraron cada uno de los nombres de sus hijos y después, se desplegaron, cada una caminó hacia un área de fosas; algunas saben exactamente dónde hallaron a sus hijos, de esos 16 que ya tienen nombre, el resto, se divide para repartir flores sobre cada estaca.

Ningún "tesoro" se quedará sin flores, ya fueron rescatados de este paradisiaco paraje, que resultó ser el último sitio que probablemente vieron con vida; este lugar que estuvo olvidado por las autoridades, que hicieron la vista a un lado, cuando en abril de 2015, llegaron al sitio, llevados por un testigo clave, exhumaron cuatro restos y dejaron cientos ahí enterrados; a pesar de los indicios, a pesar del olor a muerte que nublaba los sentidos.

Búsqueda en el Kilómetro 13.5

El kilómetro 13 y medio será el nuevo objetivo de búsqueda para las madres del Colectivo Solecito Veracruzano, tras año y medio de lucha en contra de la burocracia.

Lucía de los Ángeles Díaz Genao, vocera del Colectivo, explicó que tienen varios indicios, por carpetas de investigación, que los llevan a creer que podría haber más restos ahí, por lo que es cuestión de días para iniciar una nueva búsqueda.

"Vamos a otro punto, el kilómetro 13 y medio, ya tenemos acceso, vamos a desmontar y a trabajar ahí ya, porque también es necesario, en Veracruz hay que buscar en todos lados (...) hay varios puntos que nos han dado la posibilidad de que haya enterramientos ahí", expresó.

El proceso para que lograran el acceso fue largo, pues requirió más de un año y medio de papeleo y lucha contra la burocracia.

El Colectivo Solecito Veracruzano busca crecer a partir de más brigadas, para así tener más acceso a un mayor número de puntos, ya que por el momento sólo podrían trabajar en tres, Colinas de Santa Fe, Omealca y el kilómetro 13 y medio.

"Por las carpetas uno puede encontrar muchos puntos también, pero a nosotras nos da una certeza que los cuerpos aquí ya llegaron sin vida, quizá la geolocalización fue porque los delincuentes se traían los celulares, pero nosotras, haciendo una conjetura, todo apunta (a ello), no hemos encontrado un solo casquillo, se ha visto la señal de la violencia en los cuerpos, pero no, no creo, esto lo tendría que hacer un criminalista", comentó Díaz Genao.

Además, deben luchar con que el fenómeno de las desapariciones continúa en la entidad veracruzana.

"Tenemos por lo menos 30 casos nuevos, mínimo, de desaparición durante esta administración", afirmó.

Además, el índice de restos reconocidos es muy bajo, precisamente porque no existe una base de datos de ADN completa con qué cotejar los hallazgos.

"Nos queda claro que el universo de perfiles de ADN que tenemos es limitado, porque si tuviéramos base de perfiles mucho mayor podríamos confrontar los hallazgos y tendríamos mucho más, positivos, pero evidentemente falta mucha gente por dar su perfil, lo que tenemos es 3 mil, 3 mil y pico, pero no son suficientes, en esta zona ha habido muchísimas desapariciones", explicó.

Por esta situación los colectivos insisten en la realización de campañas de toma de muestras de ADN, ya que tampoco existen muchas identificaciones, siendo sólo 16 de 295 cuerpos.

En Colinas de Santa Fe se ha invertido más de un millón de pesos en la búsqueda, que ha sido obtenido a través de rifas, ventas que realizan las madres del Colectivo.

"A la próxima administración le estamos pidiendo que la comisión de búsqueda se le de un presupuesto, porque así nosotros podemos acompañarlos y hacer búsquedas en muchos lugares, porque no se está haciendo ahorita porque en Veracruz no hay ni un centavo de presupuesto para esto", comentó.

Se tiene un proyecto en donde se hará un trabajo de criminalística para que exista una evidencia de qué pasó con Colinas de Santa Fe, a través de una simulación digital.