Sociedad y Justicia

Ni callar ni avergonzarse por acoso: fotoperiodista

octubre 13, 2018

Las mujeres no pueden esperar que el mundo cambie, y si por ser mujer su trabajo es minimizado, es necesario salir y hacerlo una misma, sin que el editor lo ordene, coincidieron en señalar mujeres fotoperiodistas al participar en el foro "Mujeres y medios", en el marco del Festival Internacional de Fotografía Periodística y Documental "Mirar Distinto".

De igual forma, frente al acoso que sufren las mujeres fotoperiodistas, el mejor camino es enfrentar al varón "para ponerlo en su lugar", y no callar ni avergonzarse, porque el único que debe avergonzarse de esa actitud es el acosador, expresaron en el foro conducido por la periodista Flavia Morales.

La fotoperiodista veracruzana Koral Carballo señaló que el trabajo de la mujer es minimizado porque piensan que "no puedes", sin embargo, es necesario "creer en ti misma" y no dejarse influenciar y por el contrario empoderarse y salir a realizarlo aunque no lo manden.

Ángela Ponce, de Lima, Perú, reconoció que son pocas las mujeres fotoperiodistas en la nación andina y los editores piensan "pobrecita ¿podrá hacer la foto?". Pero el nivel de fotografía de ninguna manera es menor, y si no te quieren mandar a una cobertura "demuestra que tu trabajo es igual".

Tamara Merino, fotógrafa documental y visual storyteller, con base en Chile, expresó que la mujer ya se cansó de callarse y de esconderse y hoy forma parte de una comunidad potente en América Latina, que confía en su trabajo, en su calidad y que no puede esperar que el mundo cambie y a que el editor decida enviarla a una cobertura.

Andalucía Knoll, más conocida como Anda Lucha, periodista multimedia independiente, autodidacta, radicada en la Ciudad de México, expresó que si hay pocas mujeres fotoperiodistas, hay menos todavía que trabajan el video.

Al abordar el acoso laboral, Koral Carballo enumeró que existen varios niveles de acoso, tanto en las fuentes como en la cobertura.

Relató que es común que en las coberturas, militares, por ejemplo, pidan el teléfono de la reportera, supuestamente para pasar información, sin embargo la realidad es que buscan "seducirte".

Ángela Ponce reiteró que el machismo está "súper arraigado" en el fotoperiodismo, sin embargo, en su opinión el camino es no callarse ni avergonzarse pues quien debe avergonzarse es el acosador "jamás nosotras".

En cuanto al tema salarial, se coincidió en que los hombres ganan más que las mujeres en los medios de comunicación, pero también concordaron en que muchas veces eso sucede porque la mujer no se valora en su trabajo.

Koral Carballo lamentó que por inseguridad no se incluya el presupuesto total del trabajo que se realiza, pero la mujer fotoperiodista debe valorar su trabajo, "si no nos quedamos en lo mismo".