Política

La faena

septiembre 19, 2018

A menos de tres meses de colapsar el yunismo como fallido intento monárquico de apropiación del gobierno de Veracruz y de la mano de un séquito de lealtad perruna como operadores para incrementar el ya cuantioso patrimonio familiar de Miguel Angel Yunes Linares, algunos cortesanos se esmeran en hacerse notar públicamente de la peor forma posible, recurriendo inclusive a las más viles muestras de protagonismo personal, a fin de mantener vivo el reducto de la famiglia de Boca del Río y venir por la revancha en las próximas elecciones... Sin dudas, la diputada Marijose Gamboa Torales es una de la más notables alumnas del estilo grosero, soberbio, altanero e insensible con que los Yunes han ejercido el poder en los últimos dos años en el estado; pertenece a la corte desde su ingreso como funcionaria menor a la administración municipal de Boca del Río desde donde el junior perdedor elucubraba sueños tropicales de derroche, riqueza e impunidad una vez que papi le heredara la silla gubernamental... Así pues, aprovechando el cargo conseguido cuando el Emperador tenía la sartén por el mango –entonces aseguraba a todo su vasallasaje que difícilmente perderían la elección gubernamental y ensoberbecido tildaba de "viejo loco" y "guango" al entonces candidato a la presidencia en ese demencial estilo que lo tiene en el borde de irle hacer compañia a Javier Duarte por la enorme corrupción desplegada en menos de 22 meses– la diputada que se resiste a pasar al más oscuro anonimato una vez que el panismo yunista pierda fueros y privilegios, fue a entrometerse al sitio donde los colectivos de familiares desaparecidos ruegan a los despreocupados ministeriales los dejen acercarse al lugar donde el Fiscal, Jorge Winckler administra políticamente el dolor de las madres... En esa misma farsa, el funcionario yunista regentea el acceso al predio del Arbolillo luego de que traicionó días antes sus propias palabras, cuando aseguró que no se daba a conocer a los colectivos el sitio de la enorme fosa común por un asunto de secrecía en la indagatoria, mientras citaba a conferencia de prensa para "ganarle" a las ONG la exclusiva... Aunque primero dejaron pasar a las integrantes de Solecito, las cosas marchaban en orden y había "instrucciones superiores" que nadie ajeno a las familias pudiera acceder, la legisladora en uso de su enfermiza y poco creíble actitud de heroína violó la restricción y con el pretexto de hablar con el director de Servicios Periciales se metió al sitio acordonado junto con Jose Luis Enríquez, otro legislador-patiño de reciente cuño azul y un grupo de incondicionales, lo que motivó las protestas de las madres del colectivo Solecito al recordarle al funcionario que el acuerdo fue que sólo entrarían familiares... El caso es que con su atrabiliaria y prepotente comportamiento, Gamboa Torales provocó el enojo de las madres del Solecito que a gritos repudiaron su actitud a la panista, por cierto, presidenta de la Comisión para Respetar y Garantizar el Derecho a la Verdad a la Sociedad Veracruzana, por el tema de las Personas Desaparecidas, Ataques y Homicidios a Periodistas... Una vez que la insigne representante popular violó el protocolo, las mamás se brincaron el cerco y aunque los ministeriales intentaron detenerlas no les quedó de otra que dejarlas pasar junto con los reporteros que cubrían la información... Naturalmente, la diputada argumentó que ella tenía derecho porque su gobernador y ella misma han favorecido las investigaciones con millonarias inversiones y alcanzado logros históricos que nunca sucedieron en el gobierno de Javier Duarte... Pero lo único que ha conseguido la susodicha yunista es dividir a los colectivos, pues en medio del desorden provocado al entrometerse en un sitio en el que no tenían anda que hacer, algunas madres de la región de Córdoba salieron molestas del lugar como manera de protestar por el tumulto provocado por la ex funcionaria municipal de Boca del Río... Otra pifia del Fiscal al filtrar fotografías tanto de los delincuentes como su selfie con la víctima del mediático secuestro la semana pasada de una estudiante en el puerto de Veracruz, tiene a los secuestradores con un pie fuera de la cárcel... Curiosamente, Winckler y Gamboa trabajaron juntos en el municipio boqueño. Algo tienen en común todos aquellos egresados de la alta escuela de cuadros panistas que ahí instituyeron los Yunes.