Política

Truenan maestros contra violencia

septiembre 08, 2018

Mientras docentes de Zongolica han hecho paro de labores y ayer maestros tomaron la delegación de la Secretaría de Educación de Veracruz (SEV) en Orizaba, y exigen que el Ejército y la Marina patrullen la zona para la seguridad de maestros y alumnos, el dirigente de la Sección 32 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Lázaro Medina Barragán, dijo que los maestros sufren la inseguridad como cualquier ciudadano, "ellos están inmersos en una sociedad, no vivimos en una isla, pero nada grave".

Al ser cuestionado sobre los secuestro, extorsiones y hechos de violencia que han padecido algunos maestros de diversas zonas del estado, respondió que es un problema que tiene toda la sociedad, "pero vamos batallando con todos los problemas de inseguridad".

Asimismo el dirigente comentó que como organización sindical a ellos sólo les notifican porque la situación es de carácter legal y el tratamiento se lo dan las autoridades correspondientes, son ellas las que se encargan. "No tengo idea" de cuántos maestros hayan sufrido un hecho de inseguridad, sostuvo el dirigente de la Sección 32 y agregó "no es algo que llevemos, no tenemos estadística, no sabemos, son casos aislados, son pocos, aunque sí los hay, debo reconocer".

Reporta Cruz Roja de Córdoba un aumento de violencia

La Cruz Roja de Córdoba lamentó el aumento acelerado de la violencia en la ciudad, que en menos de diez años se ha disparado de manera considerable, pues tan solo de 2016 a 2017, la cifra de personas atendidas por heridas de arma de fuego se triplicó, mientras que el panorama para este año no es muy diferente, señaló Jorge García Pérez, director de la benemérita institución.

En lo que va de este año, se ha brindado atención a 80 personas agredidas con arma de fuego, una de ellas en la primera semana de septiembre, sin embargo, García Pérez no descarta que las cifras sean mayores, ya que estos datos se refieren exclusivamente a los que atienden los paramédicos a su cargo, mientras que existen otros casos que no registran "hay algunos casos en los que atacan a la persona pero lo tiran y amanece muerto, entonces ya no vamos y no los contabilizamos".

La atención a 80 personas heridas por arma de fuego se considera una cifra alta, ya que que en 2017 fueron 113 personas atendidas, por lo que no se descarta que en los cuatro meses que restan del año la cifra pueda ser rebasada.

De estas víctimas, solo al 10 por ciento se les ha logrado salvar la vida, es decir, ocho personas, el resto ha perdido la vida y no ha sido por cuestiones de tiempo en el arribo de la ambulancia, sino por el tipo de ataque, ya que en su mayoríason tiros mortales. "Los que se han salvado es porque le han pegado en el cuerpo como el tórax", detalló el entrevistado.

Aun cuando la violencia ronda la ciudad, reconoció que no ha alcanzado a los voluntarios de la institución, a diferencia de otros estados, donde los delincuentes regresan a rematar a su víctima y hieren a los paramédicos al toparse con ello, o incluso los matan; Córdoba ha sido la excepción, pues hasta el momento no han sufrido riesgos ni dentro de las instalaciones ni al momento de prestar atención.

Para evitar ataques durante la atención, explicó que se han apegado al protocolo "Acceso más seguro", lo que les ha valido varias críticas, especialmente en redes sociales, por no llegar de manera inmediata al lugar de los hechos. El programa consiste en no arribar a la zona de riesgo hasta que no hagan presencia los cuerpos de seguridad y así lo determinen.

"Afortunadamente para nuestros paramédicos, siempre hemos implementado el programa Acceso más seguro, para evitar que ellos puedan evitar algún riesgo o algún daño, lamentablemente hemos recibido las criticas de la población, pero no puedes llegar al lugar hasta que no haya autoridades, alguna autoridad debe estar presente para que los para médicos puedan realizar su trabajo y esté garantizado su trabajo".

Recordó que cuando balearon a unos jóvenes afuera de un gimnasio, la ambulancia estaba a tres cuadra detenida porque no había garantías, sin embargo, no arribó a la zona hasta no haber presencia de las fuerzas policiales, esto desató una serie de ataques en contra de la institución, pese a ello, hizo un llamado a la ciudadanía a ser consciente también de la vida de los voluntarios que son padres o hijos de familia, "también hay mamás, todos voluntarios y su vida en determinado momento también corre riesgo", explicó García Pérez.

Finalmente, negó que esta ola de violencia haya causado la deserción de algunos voluntarios, pues paramédicos suman 180 actualmente, más alrededor de 100 jóvenes en curso que buscan integrarse a las filas de esta institución.