Política

No me correspondía detectar aviadores en CMAS Xalapa: Sergio Vázquez Jiménez

septiembre 07, 2018

A pesar de que su despacho no observó ni se dio cuenta del presunto desvío de recursos por 96 millones de pesos en la Comisión de Agua y Saneamiento de Xalapa, el ahora presidente del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Estatal Anticorrupción, Sergio Vázquez Jiménez, rechazó que exista alguna irregularidad o un acto de mala fe.

Aseguró que durante la auditoría que practicó su despacho contable se encontraron algunas observaciones administrativas y financieras que se pusieron del conocimiento al Órgano de Fiscalización Superior y a la propia CMAS para su atención.

Ante los cuestionamientos sobre la auditoria que practicó a la CMAS donde nunca se dio cuenta de los aviadores, el ahora encargado de velar porque no ocurran actos de corrupción desde un órgano ciudadano, dijo que a él ya no le correspondía detectarlo, sino a los ex funcionarios municipales.

Por ello, señaló que todo se hizo conforma a la norma y ahora informó que él se separó de su despacho contable, por lo cual ya no tiene relación con lo que pudiera haber pasado después.

Sin embargo, el ayuntamiento de Xalapa, ahora presidido por Hipólito Rodríguez Herrero, interpuso una denuncia en contra de quien resulte responsable por el desvío de 96 millones de pesos en la CMAS, que el despacho de Sergio Vázquez y actual presidente del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Estatal Anticorrupción nunca detectó.

Según el entrevistado, eso sólo genera una mala imagen ante los medios de comunicación, pues insistió en haber realizado su trabajo y que tanto el Orfis como el ayuntamiento debieron haber pedido que solventaran las anomalías a los ex funcionarios de la CMAS y del ayuntamiento de Xalapa, y no a él y a su despacho.

Para deslindarse de este asunto, insistió que desde junio pasado se separó de su despacho contable, aunque admitió que él estaba de encargado cuando hicieron la auditoría a la Comisión Municipal de Agua y Saneamiento y nunca se dieron cuenta de los aviadores ni del desvío por 96 millones de pesos.