Política

Rendición de cuentas como eje de la democracia

septiembre 07, 2018

Acaso impulsada por las exageradas condiciones de impunidad y corrupción que como plaga se extendieron por toda la nación, afectando estructuralmente la función pública al aprovechar funcionarios pillos y poco escrupulosos los vacíos enormes que existen en la legislación y en la práctica cotidiana del ejercicio público, es apenas en este año cuando se habla de forma abierta de la necesidad de impulsar y acreditar las instituciones y los mecanismos para la contención y combate a la corrupción institucionalizada. En ello deben contar, sin dudas, los resultados de los comicios del primero de julio y la posibilidad de renovación sustantiva del estado de las cosas, primero como demanda ciudadana a la que hizo eco la propuesta del futuro Presidente de la República.

Una larga ruta, pues, es la que falta para contar con los instrumentos institucionales que finalmente acaben por acotar al máximo una viciosa práctica que tanto ha dañado al país con sus consabidos resultados locales, como los que se establecieron en Veracruz en los últimos años, llevando como estandarte a la absurda corrupción ejercida en el gobierno de Javier Duarte y la opacidad, cuando menos, sospechosa, que al momento ha mostrado la administración de Miguel Ángel Yunes Linares al negarse a aclarar algunos temas relacionados con el uso del erario, el estado real de la deuda pública, los costos de su renegociación y otros tantos aspectos en los que al momento sólo se abordan de manera especulativa.

Por ello resulta importante la presencia ayer en esta capital estatal de la doctora Lourdes Mora Canales, coordinadora de la Red Nacional por la Rendición de Cuentas, quien promueve el debate público en torno a la constitución de los organismos encargados de vigilar el correcto uso del dinero público, pero también observar los modelos y métodos con los que las áreas relacionadas con la impartición de justicia atenderán la circunstancia en las entidades de la República. En el caso Veracruz, los hechos relacionados con los profusos anuncios realizados por el gobernante con respecto a la recuperación de bienes y cuentas bancarias de varios ex funcionarios del gobierno anterior, pusieron en el eje del debate la necesidad de que dichos procedimientos y sus resultados sean del conocimiento público.

La doctora Mora Canales aceptó la importancia de que tanto el gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares y la Fiscalía General del Estado transparenten los convenios, acuerdos y los expedientes jurídicos para recuperar bienes de los ex funcionarios de Javier Duarte y conocer si alguno de ellos recibió algún beneficio, a cambio de no ir a prisión, declaración dada en un contexto de posible ilegalidad en el nombramiento del fiscal Anticorrupción, pues como se recordará, el nombramiento a vapor y a chaleco del llamado "fiscal carnal", Marcos Even Torres, contribuye a generar desconfianza en el naciente Sistema Estatal Anticorrupción.

Sí existían resquemores en torno al precipitado nombramiento del fiscal, pues es de suponer que un funcionario con tales orígenes políticos primero rendiría cuentas al amigo y no a la justicia. Aunque no es el único caso en México, el que el sistema tenga vínculos con las autoridades salientes será tarea del Congreso local poder efectuar las remociones o no, dependiendo las leyes y procesos que hayan sido aprobados, con base tanto en el desempeño del funcionario como en la manera en que fue designado. El mensaje de la Red Nacional por la Rendición de Cuentas es claro: un organismo como el SEA debe ser y parecer garantía de transparencia y vigilancia de la actuación del poder público; de lo contrario se caería en simulaciones que en las actuales circunstancias podrían tener efectos negativos en la construcción de la democracia y de un gobierno al servicio de la ciudadanía.