Política

Ningún duartista o yunista, entre los 450 sancionados por la Contraloría

septiembre 05, 2018

A pesar de ser señalado como el jefe de una banda de saqueadores que llevó a Veracruz a la quiebra, el ex gobernador Javier Duarte de Ochoa no ha recibido una simple amonestación y menos una inhabilitación para la función pública de parte de la Contraloría General del Estado.

Así lo confirmó, el director de Transparencia y Anticorrupción de la Contraloría Pedro Vargas Zarrabal, quien presumió más de 450 procedimientos administrativos sancionatorios iniciados aunque, dijo, tampoco ninguno es contra los ex colaboradores de Duarte de Ochoa.

Mencionó que desde la Contraloría General del Estado se respaldan las acciones penales que encabeza la Fiscalía General del Estado en contra del ex mandatario estatal y de sus ex colaboradores.

Sin embargo, en el plano administrativo, a pesar de tener la facultad de sancionarlos desde con una amonestación o hasta la inhabilitación de la función pública de por vida, no han procedido en contra del ex gobernador.

Aunque de manera constante el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares acusa de manera directa a Javier Duarte como el jefe de una banda que desvió miles de millones del erario, con los cuales compró bienes inmuebles en México y en el extranjero, no se le ha inhabilitado de la función pública y únicamente se le sigue en el ámbito penal.

Pedro Vargas Zarrabal señaló que los procedimientos de responsabilidad administrativa contra Tarek Abdalá y Édgar Spinoso, iniciados en el sexenio pasado por el entonces contralor Ricardo García Guzmán, tampoco han causado estado, pues ambos ex servidores impugnaron su sanción y no han podido confirmarla.

El funcionario estatal recalcó que han realizado más de 450 procedimientos administrativos sancionatorios que van desde simples amonestaciones hasta inhabilitaciones, pero ninguna contra ex funcionarios de primer nivel de la era duartista, como tampoco contra funcionarios del actual gobierno yunista.

De dicha cantidad, estimó que cerca de la mitad han sido impugnadas por lo que no se encuentran en firme.