Política

Educación para el desarrollo de Veracruz

septiembre 03, 2018

Entre los innumerables retos que enfrentará el próximo gobierno de Veracruz, destaca sin duda el de la educación: además del desastre de la llamada reforma educativa del actual gobierno federal, que deja como herencia un retroceso de 10 años de acuerdo con los resultados de las Pruebas de ENLACE y PLANEA preparadas por el INEE y publicados por la propia SEP en toda la República, debemos añadir la indolencia e irresponsabilidad de quienes han gobernado nuestro estado durante los últimos ocho años.

El impulso que tuvo la educación durante el periodo 2008-2013 se perdió, en virtud de la ignorancia e ineptitud de quienes tuvieron a su cargo la educación de los niños y jóvenes de nuestro estado, que cuenta con más de 24,000 escuelas, número que supera al de Francia y al de Inglaterra; la mayoría de estas escuelas se ubica en comunidades rurales con graves carencias en sus instalaciones, muchas de ellas inclusive de electricidad, además de otras que resultan inutilizables por no contar con condiciones físicas apropiadas, como consecuencia del uso indebido de los recursos que en su tiempo fueron asignados para su conclusión y equipamiento.

Ante este difícil panorama y reconociendo los innumerables problemas económicos y sociales de Veracruz, generados por la inseguridad, la violencia y la situación de pobreza de miles de familias, causada por la falta de empleos y de inversiones, que a su vez son causa y consecuencia de los problemas ya mencionados, formando un círculo vicioso que necesita ser superado con políticas y decisiones inteligentes y honestas; siendo por ello que la educación debe constituir uno de los elementos centrales del programa de acción del próximo gobierno, sabiendo desde ahora que sólo una actuación decidida e innovadora nos permitirá superar la crítica situación actual.

Sin demeritar el derecho que tienen todos los ciudadanos y ciudadanas a aspirar al honor de recibir un cargo en el próximo gobierno, es importante pensar que por su trascendencia, la Secretaría de Educación del estado debe tener a la cabeza a una persona que cuente con la experiencia, capacidad y formación académica necesarias para tan delicada comisión, así como la capacidad política para rodearse de un equipo capaz de apoyarle en los retos que se avizoran, sabiendo que en los nuevos tiempos que ahora se inician, lo servidores públicos deberán ser hombres y mujeres ejemplares, que lejos de buscar el beneficio propio, habrán de pensar primero en la formación y desarrollo de los niños y jóvenes que constituyen el futuro de Veracruz.

A continuación enumero algunas de las tareas importantes a ser consideradas por quienes sean designados para estas responsabilidades: 1) Superar la situación creada por los agravios sufridos por las y los profesores de Veracruz, víctimas de las evaluaciones punitivas y de la campaña de desprestigio de que fueron objeto por parte de las autoridades anteriores, que nunca tomaron en cuenta los esfuerzos de esos profesores, convocados a mejorar el nivel de desempeño de los estudiantes de nuestro estado en el periodo 2009 y 2013 (el tercero más alto entre todas las entidades del país), buscando con ello reconstruir la confianza de la población hacia todos ellos. 2) Buscar y gestionar apoyos nacionales e internacionales para mejorar las instalaciones y el equipamiento de las escuelas, sin incrementar el endeudamiento del estado. 3) Desactivar los mecanismos existentes, orientados a obligar que los padres de las comunidades rurales tengan que pagar cuotas, para lograr el derecho de sus hijos a la educación, lo cual es violatorio a la Constitución mexicana.

En relación con las actividades educativas específicas: 4) Diseñar y poner en operación programas de capacitación y actualización de los profesores de educación primaria, secundaria y media superior con acceso desde sus hogares, mediante la utilización de Internet, de manera que ello no interfiera con sus actividades docentes. 5) Establecer un programa de reparación de los equipos de cómputo existentes en las escuelas, con el apoyo de los institutos tecnológicos regionales, para asegurar su utilidad para los estudiantes. 6) Restablecer las antiguas prácticas de experimentación y manualidades en las escuelas primarias y secundarias utilizando materiales reciclables o de bajo costo. 7) Mejorar los servicios de las telesecundarias y de los telebachilleratos, haciendo realidad los servicios de tele clases para los estudiantes de todos los planteles de estos sistemas, con objeto de lograr un mayor nivel de equidad de los servicios educativos para las comunidades rurales. 8) Elevar las remuneraciones de los profesores que trabajan en las comunidades rurales apartadas y especialmente los de las escuelas multigrado, con objeto de disminuir las diferencias actuales, entre la educación que proporcionan las escuelas urbanas y rurales. 9) Durante el periodo del gobierno federal que está por concluir, las escuelas normales fueron motivo de una campaña de desprestigio que redujo el interés de los jóvenes por la actividad magisterial, generando un problema de falta de maestros preparados para la misión de la enseñanza, el cual debe ser superado en el corto plazo. En lo tocante a la administración escolar, al menos dos temas deben ser tomados en cuenta: 10) Suprimir las actividades de llenado de informes por parte de los profesores (que luego son archivados ante la inexistencia de posibles revisores), de manera que ellos tengan más tiempo para preparar sus clases y atender a sus discípulos.

Finalmente, las necesidades particulares de la educación veracruzana hacen igualmente necesaria una alta capacidad de innovación por parte de quien sea nombrado como próximo secretario de Educación, tomando en cuenta que sí necesitamos ahora resultados diferentes, las acciones del nuevo gobierno deben igualmente ser diferentes y mejores a las realizadas hasta ahora.

Si bien existen muchas otras temáticas que podrían complementar este artículo, espero que estas sirvan para dar una idea de las dimensiones del desafío que nuestras próximas autoridades habrán de enfrentar.

ecalderon@galileo2.com.mx