Municipios

Acaba incendio con 11 viviendas en el Puerto; no se reportan heridos

agosto 23, 2018

Eran las 4 de la mañana, una tormenta eléctrica se cernía sobre ellos, entonces, inició el olor a quemado, los golpes en las puertas, la desesperación.

Así fue como en menos de 30 minutos 11 familias que habitan en la calle Primavera, entre Izote y 7 de Febrero, en la Reserva Tarimoya 3, lo perdieron todo, sus casas y pertenencias quedaron reducidas a chatarra quemada.

"Eran cuarto para las 4 de la mañana cuando me despertó el humo, me asomé por una de las ventanas y vi densa cantidad de humo por este lado, lo primero que hice fue despertar a mi familia y sacar los papeles más importantes y salirnos, cuatro hijos y mi pareja, dos adolescentes y dos infantes", narró Moisés Rojas

El incendio comenzó en una vivienda donde los vecinos señalan acumulaban llantas, el viento que corría por la tormenta hizo que el fuego avanzara rápido entre las casas de lámina.

"Perdimos todo, camas, refrigerador, televisión, mesas, lo básico que tiene una familia, mis hijos lo único que alcanzaron a rescatar fueron sus libros que les acababan de entregar el día de ayer, pero las libretas, todo lo que se les había comprado, uniformes y zapatos, todo se perdió", expresó Rojas, mientras sostiene un martillo, con el que intenta retirar los postes que quedaron inservibles.

Los vecinos les proporcionaron, agua, ropa y algunos alimentos.

Desde que inició el siniestro los vecinos trataron de sofocarlo, sin embargo, por el viento y cantidad del fuego no lo lograron.

"Mi cama individual, una matrimonial, un sofá, una tele, dos cajoneras, un ropero, la ropa, y la cocina que había una estufa de mesa, un refrigerador y mi lavadora (...) rapidísimo, fue una cosa, a pesar de que estaba el agua, pero como había tanto aire de surada se hizo una cosa enorme, rapidito se quemó todo, fue como 20 minutos que de la primera hasta la número cinco, también teníamos pura lámina de zinc, mi baño estaba forrado con unos plásticos, son casitas, así que rápido se lleva la lumbre", expresó Maribel Barreda Romero.

Apenas amaneció comenzaron a levantar los escombros, prácticamente quedaron cenizas y fierros retorcidos, cristales rotos. Conforme avanzó el día, el ayuntamiento envió personal para que ayudarán en las labores, retirando las láminas y basura, también acudió el Ejército con el Plan DNIII.

En la zona los vecinos montaron una suerte de campamento en un lugar donde había sombra, colocaron la ropa que les habían donado sobre el suelo y comenzaron a repartir.

Solicitan a las autoridades apoyo para volver a construir sus viviendas Pues prácticamente sólo quedaron los terrenos y no cuentan con recursos suficientes para comprar material.