Sociedad y Justicia

Exige ONU-DH garantizar la seguridad de personas LGBTI por ola de crímenes

agosto 10, 2018

Orizaba, Ver.- Una especie de apartheid es el que viven los homosexuales en el país y en el estado, el incremento de los crímenes de odio por homofobia así lo demuestran, tan es así que incluso la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) tuvo que intervenir y pedir, "a todas las autoridades" se garanticen, "todos los derechos humanos, incluido el de ser protegido contra la discriminación por diversos motivos, entre ellos la orientación sexual y la identidad de género".

En un comunicado, este organismo fija su postura sobre los llamados crímenes de odio "por homofobia", que recién se han cometido en el estado, los cuales, asienta, los "rechaza y condena" y se enfoca a los casos Alaska Contreras Ponce y Elián Alexis.

Estos homicidios, prosigue, "se suman a otros 15, de 9 mujeres transgénero y 8 hombres gay, que se cometieron contra la comunidad lésbico, gay, bisexual, transexual e intersexual (LGBTI)". De hecho el representante de este organismo, Jan Jarab, subrayó que "de acuerdo con los compromisos internacionales en materia de derechos humanos que México ha adquirido, el Estado tiene la obligación de proteger el derecho de las personas LGBTI a la vida y a la seguridad personal".

"Adicionalmente, el Estado tiene la responsabilidad de adoptar medidas para prevenir los asesinatos motivados por el odio, las agresiones violentas y la tortura, y de investigar estos delitos rápida y diligentemente con el fin de llevar a los responsables ante la justicia" según señala.

Frente a estos escenarios, el organismo hace el llamado, en este caso, "a las autoridades a tomar todas las medidas necesarias para contrarrestar las actitudes homofóbicas y transfóbicas, y promuevan el respeto hacia la población LGBTI. La medida más inmediata debería ser que ninguno de estos casos quede en la impunidad".

"Observamos con preocupación el incremento de discursos y acciones que constituyen una amenaza a los derechos de la población LGBTI. Los contextos en los que estas narrativas toman fuerza permiten la existencia de crímenes de odio como los que se han materializado en el estado de Veracruz".

El tema igual llega hasta probables acciones de segregación, "la ONU-DH recuerda que la igualdad y la no discriminación son principios básicos de las normas internacionales de derechos humanos. Toda persona, sin distinción, tiene derecho a disfrutar de todos los derechos humanos, incluido el derecho a ser protegido contra la discriminación por diversos motivos, entre ellos la orientación sexual y la identidad de género".

ONU-DH envía sus sentidas condolencias a las y los familiares de las víctimas, y reitera su disposición para brindar la cooperación técnica a las autoridades del estado de Veracruz, que ayude a superar este fenómeno.