Política

Nunca más fiscales a modo

julio 24, 2018

El fiscal veracruzano debe renunciar o ser sometido a juicio político. Su reemplazo debiera ser cuidadosamente seleccionado por el Congreso entrante, apuntalado por su capacidad y autonomía y no por su cercanía y subordinación.

A finales de 2016 circuló en redes sociales una fotografía que mostraba a Jorge Winckler, Fiscal General de Veracruz, arrodillado tomándole una foto al gobernador Miguel Ángel Yunes Linares mientras este ofrecía un mensaje a la prensa. Esa imagen suya como en posición de reverencia es la perfecta descripción gráfica de lo que ha representado su papel a cargo de la procuración de justicia del estado en estos casi dos años de gobierno yunista que está por llegar a su fin.

Al igual que Luis Ángel Bravo durante el sexenio de Javier Duarte, Winckler funge como un tentáculo más del Gobierno de Veracruz, uno de los 3 estados peor evaluados en cuanto al esclarecimiento de los delitos, y que resultó reprobado en la efectividad de sus investigaciones, órdenes de aprehensión y percepción de confianza, de acuerdo al Ranking de Procuradurías y Fiscalías Estatales 2018, publicado en días recientes por la organización Impunidad Cero.

El Fiscal a modo, lejos de actuar con imparcialidad y apego a derecho, se ha dedicado a obedecer las órdenes de quien lo colocó y lo mantiene operando pese a las acusaciones en su contra y su incapacidad para integrar carpetas de investigación contra ex duartistas, pero sobre todo, pese a su indolencia e insensibilidad para tratar el tema de desaparecidos aun cuando a nivel nacional Veracruz es uno de los siete estados con mayor número de casos de acuerdo con la Comisión Nacional de Búsqueda de Personas, con una cifra que podría alcanzar los 20 mil, según el Colectivo Solecito.

Por eso, no sorprende que luego del triunfo de Morena en las urnas el pasado 1 de julio, el gobierno panista de Yunes Linares antes de irse pretenda nombrar a un fiscal anticorrupción y a doce nuevos magistrados para dejar bloqueadas las posibilidades de futuras investigaciones o acciones legales contra él o contra empleados como Winckler que participaron en su administración.

Esperamos que el gobernador electo de Veracruz, Cuitláhuac García, una vez asumiendo el poder, cumpla con el compromiso que hizo durante su campaña con familiares de desaparecidos que exigen una investigación real y exhaustiva de los casos, que incluya la identificación de restos hallados en fosas clandestinas en diversos puntos de la entidad.

El fiscal veracruzano debe renunciar o ser sometido a juicio político. Su reemplazo debiera ser cuidadosamente seleccionado por el Congreso entrante, apuntalado por su capacidad y autonomía y no por su cercanía y subordinación.

Iván Gidi Blanchet (@ivangidi)

Director de @oneamexico

ivangidi@gmail.com