Política

ECP Secuestro infantil

junio 20, 2018

Las cadenas noticiosas norteamericanas realizan una indignada cobertura de la decisión gubernamental norteamericana de separar a los niños de sus padres que ingresaron ilegalemente a los Estados Unidos. Dos mil quinientos niños han sido puestos en jaulas en un auténtico campo de concentración improvisado en lo que fue una tienda Wallmart. En la prensa nacional la noticia ha sido, si acaso, secundaria, lo mismo en noticieros televisivos.

La reacción ha sido literalmente furiosa y el gobierno en su apenas si ha articulado algunos balbuceos que la definen sin piedad. El procurador de justicia y general, Jeff Sesions, ha dicho en television nacional que se trata de enviar un mensaje de advertencia. La secretaria de Seguridad Nacional, Kristjen Nielsen, afirma que el congreso fue el que creó el problema y que es él quién tiene que arreglarlo. Varios congresistas de ambos partidos, republicanos radicales incluso, piden la renuncia de Nielsen.

En abril pasado, Jeff Sesions, anunció la política de tolerancia cero, un mes despues dijo que se procedería legalmente contra quienes cruzaran la frontera ilegalmente y metieran de contrabando a un niño y que probalmente serían separados de sus padres dirante el proceso como lo manda la ley. Lo que esto significa es que todos los que cricen ilegalmente la frontera serán procesados penalmente, incluso aquellos que busquen asilo político.

La decisión no es una ley, como dice el gobierno norteamericano. Es una nueva política, una decisión totalmente gubernamental. Desde febrero del año pasado la cadena MSNBC había dado a conocer filtraciones de que al interior de la administración se discutía la posibilidad de separar a los hijos de sus madres. Esto para desalentar a los buscadores de asilo. Pero Trump y su vocería insisten en culpar a los demócratas. Una menira repetida mil veces, decía Goebles.

A la reacción de la de las grandes cadenas informativas y la exhibición del tamaño de una crisis humanitaria creada completamente en la oficina oval, el gobierno apela hasta al Nuevo Testamento para justificar sus decisiones.

El gobierno justifica la cero tolerancia con base en una supuesta crisis de migración. Lo cierto es que los datos prueban lo contrario. Fuera de Fox News, el resto de las cadenas y empresas noticiosas norteamericanas comparan datos subidos a internet por el servicio de migracion. Éste, en el año dos mil detuvo en a un millón 643, 679 personas. Desde entonces las detenciones bajaron de forma constante. En 2017 fueron 303, 916 y en lo que va de este año 252, 187.

Lo que sí ha crecido es el número de familias y de niños sin padres que cruzan la frontera. Durante el año pasado éste tipo detenciones incrementó en 435 por ciento. Pedir silo implica problemas que la mayoría de los migrantes no tiene recursos para hacerles frente. Largas filas, muchos días de espera durmiento en el piso, apenas comiendo y una dramática astringencia de recursos. Muchas famiias no pueden esperar tanto tiempo. Pedir asilo exige entrar por garitas específicas; si se cruza otra aunque se pida asilo, será rechazado y expulsado.

Entre el cinco de mayo y el nueve de junio, entraron 2342 niños. Sesenta y siete al dìa, en promedio. El serviocio de Salud y Servicios Humanitarios declaró que tiene a su cargo 11 mil 743 niños bajo su cuidado.

¿Qué pasará con esos niños? Según el Texas Tribune, a algunos padres les quitaron a sus hijos de los brazos inmediatamente al cruzar la frontera, a otros durante en su paso por las instalaciones de procesameinto migratorio. El gobierno ha ofrecido imágenes del proceso pero decididamente ha prohibido a las cadenas noticiosas tomar sus propias imágenes. El gobienro ha distribuido imágenes de un pequeño grupo de niños viendo televisión y jugando billar en una cómoda sala con asientos forrados de lo que parece piel. Tampoco permitiron tomar fotografias. Los reportes periodisticos muestran imágenes de niños encerrados en jaulas asustados, llorando y llamando a sus padres.

Una de las cadenas noticiosas ha hecho publicos audios de lo que realmente pasa dentro del campo de detención. Los llantos de niños de dos o tres años encerrados en una jaula con otros niños mayores y muy asustados llamando a sus padres. Otro que dice en español alperiodista que si puede llamar a su tía para que pase por el una vez que termine su lunch. Otro que dice que se sabe el número del telefono de su tía dede memoria y lo recita.

Las reacciones han sido muy severas. Excepto la de gobierno mexicano. Al medio día de ayer, después de días de escándalo, el canciller Videgaray tímidamente llamó al gobierno de Trump a "reconsiderar".

La reación dentro de estados unidos e internacional es severísima en contra del gobierno norteamericano. El gobierno mexicano hace nada, ni dice nada. Desde luego tampoco el servicio consular mexicano.

Cualquier servicio consular hubiera reaccionado con decisión y estaría presionando para asistir las familias y a lo niños. El gobieno mexicano está pasmado.

Seguramente han niños de varias nacionalidades, mexicanos y centroamericanos. No importa.

La impasibilidad gubernamental mexicana, es de miedo. Tal es la naturaleza de los personajes del sistema. Abyecta. Y los gobernados en la indefensión.

*Es Cosa Pública