Política

Sólo 3 permisos impiden reanudar 12 proyectos de minas de Caballo Blanco

mayo 19, 2018

Son tres permisos los que los detienen: el de ecología, uso de explosivos y el de energía para poder reiniciar los trabajos en el cerro La Paila, dentro del proyecto minero Caballo Blanco en el municipio de Alto Lucero, en el que 90 hectáreas que están ubicadas en los límites del Plan de Energía Radiológico Externo de Laguna Verde, ocuparán el patio de lixiviación, pero que el director de operación de la minera Candelaria Mining Corp, Armando Alexandri, minimizó que el cianuro y explosivos pongan en riesgo a la población, incluso es el ganado, dijo, es el que deteriora más el ambiente.

Ayer la empresa Candelaria Mining Corp ofreció un recorrido a medios de comunicación, mostraron caminos, el socavón del cerro La Paila y señalaron que de obtener los permisos, la mina estaría trabajando 20 mil toneladas de tierra-piedra al día, de cada tonelada se obtiene 0.52 gramos de oro, para lo cual se requiere ocho toneladas de explosivos y 2.8 toneladas de cianuro. Al tiempo de vida de la mina que sería de ocho años, obtendrían en total 20 toneladas de oro.

El proyecto abarca 14 comunidades donde habitan cerca de 5 mil habitantes. La empresa tiene 12 concesiones mineras en 19 mil hectáreas de tierra donde planea la operación de su proyecto principal: La Paila, pero además tiene otros cuatro prospectos de exploración en la región.

El director de operación de la minera Candelaria Mining Corp señaló que hay otros cuatro proyectos viables con altas concentraciones de mineral: Autopista (Highway North), Las Cuevas, Bandera Norte y Bandera Sur. Además de otros dos: La Cruz y Red Valley, donde hay indicios de la existencia del metal y llevan un avance de exploración en 20 por ciento.

Y también aceptó que sólo son tres kilómetros de distancia con la Central Nucleoeléctrica de Laguna Verde, y cuatro del reactor nuclear, pero que no es de riesgo, que la "gente habla con desconocimiento", esto porque ambientalistas y expertos han señalado que hay riesgos por el uso de explosivos.

Entre sus exposiciones, el personal de la minera tuvo contradicciones, pues señalaron que ellos, como empresa, llegaron a la entidad hace un año y medio y que la empresa anterior hizo su estudio y su Manifiesto de Impacto Ambiental, pero ellos han hecho "un nuevo documento".

También dijeron que carecen de permisos de uso de explosivos –que los otorga la Secretaría de la Defensa Nacional. Sin embargo, aseguraron que tienen pruebas sismológicas hechas en 2011 sobre el uso de explosivos y estos no son dañinos para la vida de la planta nuclear, en donde estuvo personal de la Comisión Federal de Electricidad, quienes les comentaron que se siente más la vibración de un tráiler que del explosivo utilizado.

Y mientras se llegaba a lo que será el patio de lexiviados, los letreros de ruta de evacuación iban apareciendo: Ruta de evacuación norte 1, mata de Caña, en letras más pequeñas se leía PERE, lo que indica la cercanía con la nucleoeléctrica de Laguna Verde y que está dentro del Plan de Emergencia Radiológica Externo (PERE).

Las cícadas están enfermas

El vivero de cícadas, se encuentra dentro de lo que serán las lagunas de lixiviados, ahí la empresa cultiva alrededor de 2 mil cícadas, como parte del remedio. Para lo cual han sido asesorados por el doctor Mario Vázquez, investigador de la Universidad Veracruzana, quien les ha informado que las cícadas milenarias están dañadas y entonces no se estaría perjudicando a estas especies.

En la zona se encuentran mil 273 cícadas, especie de plantas milenarias endémicas -contemplada en la Norma Oficial Mexicana (NOM) 059 de la Semarnat, para especies en peligro de extinción-, las cuales tienen una antigüedad estimada de 2 a 3 mil años. Las plantas serán trasladadas a otro espacio, se remediará el daño y las otras cícadas antiguas serán también trasplantadas en otro espacio.

Sólo tienen 12 concesiones

Cuando se inició el proyecto Caballo Blanco había 36 concesiones, que abarcaban varios predios, hoy, afirmaron los trabajadores de la minera Candelaria Mining que a la fecha son 12 concesiones otorgadas por la Secretaría de Economía y abarcan 19 hectáreas.

La división de concesiones ha variado de 2012 a la fecha, sostuvieron, "ya no es la misma". De ahí la división con el proyecto El Cobre , ubicado en el municipio de Actopan. Ellos dijeron, se atendrán a las leyes, y los permisos dependen del gobierno federal, por eso, "el gobierno estatal puede dar una opinión no favorable contra el proyecto, el gobierno federal va a consultar al municipio y al estado, pero es él el que determinará".

La empresa ya es propietaria de terrenos, en la zona todo es propiedad privada no hay ejidos, la ley dice: "la parte cultivable hacia arriba le pertenece al dueño del terreno, de la parte cultivable hacia abajo le pertenece a la nación, entonces pagamos impuestos por las concesiones", y al ser cuestionado sobre el pago del Predial dijo que pagan "entre 10 mil y 15 mil pesos, ellos son propietarios de 60 por ciento de 325 hectáreas que abarca el proyecto".

También, afirmaron que con el alcalde de Alto Lucero ya entablaron diálogo, "ya platicamos con él, el encargo que tenemos con él es que estemos en armonía con las comunidades y es lo que hemos venido trabajando".

Apoyarán a las comunidades

El ingeniero en minería reconoce que esta actividad es riesgosa, pero asegura que poner una mina de oro también representará una mejora en la economía de las familias de la región. Los pobladores piden escuelas, mejoras de calles, hospitales, servicios médicos y en eso "apoyaremos".

Sin embargo, comentaron, que algunos aportes se hacen a través del Fondo Minero, pero que en este, la empresa otorga hasta que se encuentre en etapa de producción, por lo que hasta ahora ninguna comunidad ha sido beneficiada.

También hablan que en esta ocasión de acuerdo a la ley se hará la consulta previa y hasta crear un consejo técnico de expertos que vigilen el cumplimiento de las medidas de mitigación por el impacto ambiental en la región.