Fachos
mayo 03, 2018 |

El Partido Verde Ecologista Mexicano es cualquier cosa excepto eso que dice ser. Es uno de los muchos entes asociados del PRI que le sirve como refugio o plataforma alternativa adicional. La mayor parte de las veces como plataforma alternativa para impulsar candidaturas plurinominales y otros menesteres menos confesables. En Veracruz parece ser controlado familiarmente y en otros estados ha servido para gestionar gubernaturas impresentables, como la del actual gobernador de Chiapas.

Un subproducto del gran abigarramiento disfuncional del sistema de partidos que, pese a todo, le es especialmente útil al PRI. Oscila entre servir como refugio temporal o plataforma adicional al priísmo y se mantiene su presencia en medios a punta de ideas e iniciativas disparatadas.

Una de ésas la que, con el pretexto del maltrato animal, prohibió animales en los circos lo que mandó al abandono y la inanición a cientos de animales que murieron en condiciones mucho peores que los tales personajes decían de las empresas circenses.

Ahora, en su acostumbrado neo fascismo gazmoño los petimetres del verde lanzan una iniciativa para castigar hasta con seis años de prisión a los padres de familia que obliguen a sus hijos a trabajar.

Pero sucede que en un país que lleva casi 40 años de estancamiento y donde los empleos creados que cacarean tanto en el gobierno son, todos, precarios, los niños que trabajan lo hacen porque son parte necesaria del ingreso familiar. Tal es la miserable condición mayoritaria de los ingresos familiares en este país.

La simulación funcional de partido político es generosa de ideas sueltas. Mandarán ahora a prisión a cientos de miles de padres de pueblos originales o en simple y llana miseria a la cárcel por incorporar a sus hijos a la aportación del ingreso. Como si tuvieran alguna otra alternativa para no robar. Además de estar en situación de pobreza, podrían serán perseguidos y encarcelados por incorporar a sus hijos al aliviane su miseria. Este es un partido que hace un uso deplorable de los cuatro únicos adjetivos en los que debería poner especial cuidado: partido, verde, ecologista y mexicano. Su nombre, pues.

Las fotos del día