Clase obrera, sin garantías, sueldos dignos y endeudada; "peor que en el porfiriato": ONG
mayo 02, 2018 | Fernando Inés Carmona

Orizaba, Ver.- El sector obrero del país transita por es moderno esclavismo y aunque menos de la mitad recibe, como retribución económica, un salario mínimo, "sí está envuelto en condiciones laborales de explotación y sometimiento al embate patronal. Estamos en peores condiciones que en el porfiriato", según señala Jorge González Rojas, presidente del Frente Unificador de Trabajadores Urbanos y Rurales de Orizaba (Futuro).

Los obreros del país, dijo, sufren daños colaterales, como lo es la inflación que se refleja en el incremento en los precios de los productos básicos que en el estudio más reciente subieron hasta en 50 por ciento; "la Comisión Nacional de Salarios Mínimos es una camisa de fuerza sólo de los salarios más no de la inflación. Una es la nominal, la que maneja el gobierno a través de las estadísticas y otra es la real, la que se ve todos los días en los precios.

"Hoy el neoliberalismo pulverizó no sólo a la economía de los obreros, sino a todos los sindicatos, están reducidos a nada. En ese movimiento entra la esperanza en que se ha sumido el movimiento de los trabajadores que actualmente está desesperanzado, porque no hay quien replantee las condiciones del sector obrero; es lamentable que un trabajadores sepa más de las reglas del futbol que de sus derechos laborales".

El trabajador está a merced de los intereses de los mismos patrones que no son como los extranjeros, "que son conscientes de las necesidades de su trabajador. El patrón mexicano ven al trabajador como un algo al que hay que exprimirle hasta la última gota de sus esfuerzos y que además recibe bajos salarios y pésimas condiciones de trabajo.

"Los trabajadores mexicanos perdimos la capacidad económica para satisfacer las necesidades básicas. En este momento eso es lo más peligroso que estamos entrando a la etapa del esclavismo moderno en el que estamos sometidos no sólo laboralmente sino del consumismo, de los bancos, de los créditos que muchas veces son impagables. Hoy los trabajadores están sumidos en deudas y una presión laboral muy intensa pero además sin derecho a prestaciones como el tiempo extra, estamos en condiciones muy similares al porfiriato".

En nuestro país, explica, más de 60 por ciento de los obreros mexicanos, ganan sólo tres salarios mínimos pero la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), da a conocer que el número de trabajadores que percibe un salario mínimo aumentó 6.4 por ciento, mientras que los que ganan más de cinco disminuyó 23 por ciento".

Ahora bien, de acuerdo con la OCDE, "México es el país en donde su población pasa más tiempo en su trabajo que en casa, pero es el último en productividad debido a la pérdida de tiempo".

Las fotos del día