Municipios

Ferrosur no garantiza nuestra seguridad, reclaman maquinistas

abril 30, 2018

Acultzingo, Ver.- El tramo entre Puebla y Veracruz se enfila a convertirse como uno de los más peligrosos de la red ferroviaria del país. Los constantes descarrilamientos de los vagones –para robarlos– ponen en riesgo la vida de maquinistas y garroteros de la empresa Ferrosur, quienes todos los días exponen su vida en el diario trabajo. Este domingo, por la madrugada, un nuevo descarrilamiento permitió el saqueo de un tren que circulaba con rumbo a la entidad poblana.

Las pasadas cuatro semanas han marcado el incremento de asaltos a los trenes de carga y ni el aumento de personal del IPAX en los vagones ha frenado las acciones de la delincuencia organizada en este municipio, la que no ha podido ser frenada con ningún operativo de seguridad.

De acuerdo con datos recabados, los hechos ocurrieron en el lugar conocido como La Pera. Ahí, desconocidos pero que se presume integran a la delincuencia organizada, provocaron el descarrilamiento de la locomotora 4417 que circulaba con rumbo al estado de Puebla.

Tras el percance, los maquinistas optaron por no evitar el saqueo debido a que eran superados por los delincuentes, quienes además de operar con un gran número de cómplices traen consigo armas de grueso calibre.

Hechos como estos, según se da a conocer, provocan miedo y molestia entre los operadores de las máquinas, quienes de forma constante son agredidos por los delincuentes.

"Aunque llevamos vigilancia del IPAX, son superados en número y armas por los asaltantes. La estrategia de montar a los policías en los vagones ya no es efectiva debido a que ahora los asaltatrenes descarrilan los vagones aun a costa de la vida de los maquinistas", reveló un trabajador de Ferrosur.

Mencionó que el temor de quienes laboran a bordo de los trenes es que no les garantizan seguridad, "la empresa no nos da la seguridad necesaria y el sindicato hace caso omiso a las quejas que hemos presentado. Hay mucha inconformidad entre los compañeros debido a que crecen los riesgos en nuestro trabajo, pero ni la empresa ni el sindicato aplican acciones efectivas ya no para detener los asaltos sino para resguardarnos. Ahora la modalidad que aplican es descarrilar los trenes aun a costa de la vida de nosotros".