Premisas para retirar protección a ríos son cuestionables: Alatorre
abril 10, 2018 | Norma Trujillo Báez

El decreto para retirar la veda de los ríos La Antigua y Actopan se trata de una propuesta basada en premisas muy cuestionables, desprovista de cualquier licencia social y que abriría la puerta a un manejo insustentable de las cuencas, los ríos y el agua, además que viola tratados internacionales por no realizar consulta pública, dijo Gerardo Alatorre Frenk, investigador de la Universidad Veracruzana.

Sostuvo que el decreto que no está considerando una consulta previa e informada a toda la población afectada por su aplicación y ello contraviene de manera flagrante las disposiciones de acuerdos internacionales que México ha firmado, y que por lo tanto adquieren carácter de norma constitucional.

Es el caso del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) aplicable a pueblos indígenas y equiparables, que en este caso "los pueblos y comunidades que habitan en estas dos cuencas y que viven del aprovechamiento de sus recursos son pueblos equiparables. La propuesta de decreto no explica detalladamente a qué se refiere con los distintos usos del agua previstos: (a) Reserva de Uso Doméstico y Urbano, (b) Reserva Ecológica y (c) Zona Reglamentada. Esto deja abierta la posibilidad de que, al levantarse las vedas, se canalice agua a actividades dañinas para los ecosistemas y para las comunidades humanas, como la minería a cielo abierto y la fractura hidráulica".

Por otro lado, el estudio técnico que supuestamente respalda al decreto tiene ocho años de antigüedad, no está actualizado, éste considera que la veda ha impedido el desarrollo socio-económico, cuando existen elementos para afirmar exactamente lo contrario: es gracias a la veda que las poblaciones que habitan estas cuencas tienen opciones laborales ligadas a actividades como el turismo de aventura.

Alatorre Frenk dijo que las cuencas no deben seguir concibiéndose y manejándose únicamente en función de las necesidades humanas, muchos seres vivos dependen de la salud hidrológica y ecológica de los ríos y de las cuencas; y se ha demostrado que el bienestar humano no sólo es compatible con este enfoque sino que depende de su aplicación a corto, mediano y largo plazos.

Así, "si lo que se busca es asegurar el abasto de agua a las poblaciones humanas, lo que urge hacer es evitar fugas y captar agua de lluvia, no extraer más agua de los ríos". Por otro lado, "si se desea hacer una gestión sustentable de las cuencas, ésta debe incluir el manejo de las partes altas de las cuencas, canalizando apoyos de distinta índole que permitan a quienes habitan esas zonas proteger los suelos, las laderas y la vegetación, para así maximizar la regulación o amortiguamiento".

Las fotos del día