Política

Intelectuales orgánicos ¿ingenuos o mediocres?

marzo 08, 2018

Un grupo de intelectuales, cual Savonarola, saltan a la palestra para condenar que el presidente Peña Nieto utilice al instrumento –que ha estado a su servicio para castigar a los que se indisciplinan, como es y ha sido siempre– la Procuraduría General de la República, ocasiona un serio escándalo. La novedosa actuación, llama la atención porque se trata de la campaña presidencial, y sobre todo por ser del partido que es y ha sido tapadera permanente de las tropelías que ha afectado y seriamente al país, pues nunca se había visto algo similar.

Cuando se pretendió retirar de la contienda electoral a Andrés Manuel López Obrador ,–siendo presidente de la republica el adoptado como panista Vicente Fox–no oímos ni vimos a esas voces, hoy lastimeras, salir con un desplegado en la prensa a proclamar que la democracia estaba en riesgo, guardando el más sepulcral silencio de que se tiene memoria y lo peor, menos se les noto su inconformidad ante el fraude electoral de Felipe Calderón, apoyado en las mañas del hombre de las "botas" y de Marthita.

Bien que ahora se despierten de su modorra y que, si bien no toman partido, al menos con su despertar abren la esperanza que mañana se opongan a cualquier otro fraude, es decir, ya les cayó el veinte que el país estaría mejor con "ya saben quién", eso ya es ganancia y se espera que persistan en una lucha que es de todos, a favor del país, pues es muy fácil comer pescado desde la orilla.

No dudo de la inteligencia de quienes firman el desplegado, en que condenan la intromisión del gobierno de Peña Nieto, lo que es sin duda, a toro pasado, porque tuvo todo el tiempo para sacar a Ricardo Anaya de la contienda, pues si ya se cometió la locura de postular a un no priista para contender por la presidencia y además señalado en actos de corrupción y de denuncias de la auditoria superior de la federación, habla mucho de que se utilizará la misma practica del Estado de México para imponer a su primo sin importar hasta lo indecible, sin embargo, ahora se afirma que puede llegar cualquiera, menos Ricardo Anaya, lo que significa que hasta el último minuto de la contienda se hará todo lo imposible para que no llegue, lo que alimenta la inestabilidad de las instituciones y amenaza ante la crisis económica.