Política

Proceso electoral federal de este año, el más concurrido y violento

febrero 15, 2018

Un análisis hecho por la firma Etellekt Consultores revela que el proceso electoral de este año será, además del más concurrido de la historia de México por el número de puestos en disputa, también el que mayor índice de violencia experimente, con un total de 83 agresiones en contra de políticos, de las cuales 54 acabaron con la vida de actores políticos; centrándose en ediles y precandidatos locales. En medio de esta situación, entidades como Veracruz, Guerrero y Puebla resultaron las más letales en los últimos cinco meses.

Veracruz se ha convertido en uno de los estados más violentos del país y con mayor ocurrencia de delitos de alto impacto a nivel nacional, como homicidios, secuestros, extorsiones, robo de vehículos y a negocios, según cifras oficiales del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

De acuerdo con Rubén Salazar Vázquez, director de la consultora de análisis de riesgos, el estudio se encuentra disponible en la página www.etellekt.com y puede ser descargado mediante PayPal. Fue realizado con base en fuentes abiertas durante el periodo comprendido entre el 8 de septiembre de 2017 y el 6 de febrero pasado, suman 83 agresiones en contra de políticos a nivel nacional; muestra de lo que será la violencia en el marco de las elecciones del primero de julio.

Este año se disputarán 3 mil 406 candidaturas a nivel federal, estatal y municipal; 629 corresponden a cargos federales y 2 mil 777 a puestos locales, entre los que se encuentra la renovación de 2 mil 30 alcaldías y la elección de nueve gobernadores, entre ellos el de Veracruz, luego de una gestión de dos años a cargo de Miguel Ángel Yunes Linares.

El estudio refiere que de las 83 agresiones contra políticos, 54 tuvieron como resultado la muerte de siete presidentes municipales, nueve ex alcaldes, un alcalde electo, 15 precandidatos, 12 regidores, ocho dirigentes partidistas y militantes, un diputado local y un ex regidor. El pico de violencia fue en diciembre con el arranque oficial del periodo de precampañas y se estima más brotes de violencia de cara al día de las votaciones.

Por entidad federativa, Guerrero es el estado con el mayor número de asesinatos de políticos con 10, seguido por Veracruz con siete; Puebla y Oaxaca tuvieron seis cada uno; México sumó cuatro; mientras que Jalisco e Hidalgo contaron tres cada uno; Guanajuato y Tamaulipas dos cada uno; San Luis Potosí, Chiapas, Nayarit, Colima, Michoacán, Durango, Baja California Sur, Chihuahua, Guanajuato, Tabasco y Zacatecas tuvieron un asesinato cada uno.

Por número de agresiones en general Veracruz se encuentra a la cabeza con 13, Guerrero con 11 y Puebla con 10, mientras que Oaxaca y México suman siete cada uno. Por militancia partidista, el instituto más afectado por la violencia es el PRI, con un total de 20 de sus integrantes ejecutados durante los últimos cinco meses; la mitad de estos atentados ocurrieron en Puebla, Veracruz e Hidalgo. El PRD también ha sido afectado con 12 militantes asesinados, la mayoría parte en Guerrero y Veracruz; Movimiento Ciudadano y PAN con cuatro y Morena con tres militantes ejecutados.

Como parte del análisis, se identificaron a los municipios de Xalapa y San Juan Evangelista como los más violentos contra políticos a nivel nacional, seguidos por Teotihuacán (EdoMex), Comondú (BCS), Tuxtla Gutiérrez (Chis), Zitlala, Zihuatanejo, Petatlán (Gro) y Zumpango (EdoMex).

Salazar Vázquez refiere que los asesinatos de ediles, ediles electos y ex ediles (17 en total) es una cifra sin precedentes en la historia electoral del país, pues triplica a los ocurridos en la elección del 2012.

Al menos el 70 por ciento de las agresiones podrían relacionarse con disputas del crimen organizado, principalmente las que tienen que ver con narcotráfico, hurto de mercancías y el robo de combustibles, aunque también podría ser influenciado por la fragmentación de los cárteles dominantes a partir de la llamada "guerra contra el narco", esto según el modus operandi en cada uno de los casos.

En este sentido, la revisión demostró el sello del crimen organizado en 54 de los casos. De éstos, el 65 por ciento de las ejecuciones fueron cometidas por comandos armados de dos o más presuntos sicarios; en seis de los asesinatos previamente habían sido privados ilegalmente de su libertad y fueron hallados con huellas de tortura, incluyendo decapitaciones, desmembramientos y cuerpos calcinados.

Los hechos ocurridos en Veracruz en los últimos meses de 2017, cuando fueron asesinados, primero, el alcalde de Hidalgotitlán, Santana Cruz Bahena, por disparos de arma de fuego; así como la ejecución del presidente municipal de Ixhuatlán de Madero, Víctor Manuel Espinoza Tolentino, además de su esposa y escoltas. En este caso, la administración yunista lo relacionó con una banda de criminales. En enero de este año fue ultimado el ex candidato a la alcaldía de Tenampa, César Antonio García Cosquilla; después mataron al ex alcalde de Colipa, Víctor Molina Dorantes.

La mayor incidencia de violencia se da en el ámbito municipal, lo que esta relacionado por la elevada concurrencia de candidaturas y los problemas de planificación de las elecciones.

Resultado del análisis se anticipan nuevos picos de violencia en el ámbito local en entidades como Veracruz, Guerrero, México, Puebla, Oaxaca, Chiapas, Jalisco, Michoacán, Chihuahua e Hidalgo.

Será responsabilidad del Instituto Nacional Electoral, de la Fiscalía Especializada para la Atención de los Delitos Electorales y agencias de seguridad federales establecer protocolos de atención a candidatos y políticos en situación de riesgo, así como impulsar sanciones como la cancelación del registro a candidatos y partidos que promuevan o inciten cualquier acto de violencia, a fin de reducir la situación de violencia actual.