Municipios

Estado, omiso al garantizar seguridad a periodistas

enero 05, 2018

Orizaba, Ver.- Los reporteros de este país, nunca pensaron ser uno de los grupos altamente vulnerables a la violencia. Los 112 asesinatos de comunicadores ocurridas en los pasados 17 años demuestran que el estado no únicamente aplica una política de ocultamiento de probables irregularidades. sino que además, "crea mecanismos de protección y a la vez no sanciona a funcionarios públicos y actores particulares que pudieran ser responsables de las agresiones a los reporteros". El 50.7 % de los ataques provienen del sector gubernamental.

De acuerdo con Itzia Miravete integrante del programa de "Protección y Defensa" de "Artículo 19" el Estado mexicano ha sido omiso para garantizar las condiciones de seguridad en el ejercicio periodístico, "pareciera que existe una política de ocultamiento con la que tratan de evitar que la sociedad se entere de lo que realmente hacen nuestros gobernantes, por lo que han optado por callar a periodistas, sobre todo a aquellos que son críticos".

Por eso para nosotros, prosigue, "es importante seguir exigiendo que se garantice el derecho a la libertad de expresión de información y prensa pues son pilares fundamentales para la democracia del país". Igual considera que la actuación del estado es contradictoria, "porque por un lado el gobierno públicamente genera mecanismos de protección para periodistas y personas defensoras de derechos humanos que constan de dotar de medidas para prevenir que agresiones principalmente físicas se concreten pero por otro lado, autoridades como Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) o la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos contra la Libertad de Expresión (Feadle), no están sancionando a funcionarios públicos ni actores particulares que están agrediendo, por lo que esto se torna en un aliciente para continuar agrediendo ya que los perpetradores saben perfectamente que no existen consecuencias de sus actos y por el otro lado si tiene efectos inhibidores en la prensa y la sociedad".

En medio de este escenario, sugiere, "tanto reporteros y organizaciones no gubernamentales debemos organizarnos y sumar capacidades para que cuando exijamos a las autoridades nuestro reclamo tenga más fuerza".