Política

Espera Iglesia que con cambios de gobiernos municipales la inseguridad mengüe

diciembre 31, 2017

Orizaba, Ver.- El cambio de gobierno en los 212 municipios del estado, alienta la esperanza de que mejore la seguridad en la entidad. La iglesia católica considera que los nuevos ediles deben responder a las necesidades de pacificación en cada municipio, y opina el vocero de la Diócesis de Orizaba, Helkyn Enríquez Báez, promover acciones encaminadas a salvaguardar la paz y la seguridad de los veracruzanos.

En lo que sería el último mensaje que la Diócesis emite a los medios de comunicación, el presbítero destaca el rubro de la seguridad y la ubica como una de las prioridades a atender por las siguientes administraciones municipales. "El inicio de este año coincide con el comienzo del periodo de nuevos gobiernos en los 212 municipios del estado que resultaron ganadores en la pasada jornada electoral. Como cristianos tenemos una serie de observaciones como dice nuestra fe: el primero lo sustraemos de una de las cartas apostólicas y se refiere a orar por nuestras autoridades para que el espíritu santo los ilumine; otra de ellas es la obediencia a la autoridad legítimamente constituida y de acuerdo a la doctrina social cristiana, los ciudadanos debemos estar vigilantes de la autoridad en el sentido del ejercicio de sus funciones".

Ese trabajo "debe estar de acuerdo a lo que la ley les permite y buscando el desarrollo integral de la comunidad, buscando el servicio no a un sólo grupo o en todo caso a su partido. Deben apegarse a lo que la misma ley les permite y el bien común. Los ciudadanos debemos estar vigilantes de la autoridad en el sentido de sus funciones, sabemos que es responsabilidad de los nuevos alcaldes, el cumplimiento de sus promesas de campaña".

La labor de los presidentes municipales entrantes debe estar bajo la observación de los veracruzanos a quienes conminó a ser cuidadosos en la labor que desarrollan en cada municipio, "debemos estar supervisándolas, sobre todo aquellas que coadyuven al bienestar y pacificación de la sociedad, a la sana convivencia. En la realidad que impera en nuestro estado los alcaldes (electos) deben ser fuertes promotores e impulsores de dos aspectos de la estabilidad social: aquellas que tienen que ver con la educación y las que están ligadas con la salvaguarda de la paz y la seguridad".

Como cristianos hacemos votos para que en este inicio de gobiernos municipales, "esté marcado por los criterios de la justicia, del bien común y que verdaderamente se busque en todo servir y con ello honrar el trabajo para el que fueron electos que es el de servidores públicos".