Política

Familia honra con misa restos de Gerson Quevedo luego de 3 años de negligencias

diciembre 21, 2017

Veracruz, Ver.- Una pequeña urna color madera fue cargada por una persona hasta la entrada de la Iglesia Emperatriz de América, en Xalapa. Dentro, los restos de Gerson Quevedo Orozco. El joven desapareció el 15 de marzo de 2014; fue encontrado por el Colectivo Solecito de Veracruz en una de las 141 fosas de Colinas de Santa Fe.

Su familia portaba camisas con la foto de Gerson, un joven cuyo rostro de piel blanca estaba enmarcado por unos rizos negros, de mirada pensativa. Su madre, una buscadora incansable, Marisela Orozco, una de las fundadoras de colectivos de desaparecidos, estaba desencajada; lo había hallado, pero no vivo, como tenía la esperanza, después de perder a su otro hijo, Alan de 15 años y a su yerno Miguel, de 25, el mismo día, cuando fueron a buscar la casa de seguridad en donde presuntamente tenían privado de su libertad a Gerson.

"Desafortunadamente no como quisimos, las negligencias sí ha habido, puesto que mi hijo Alan y mi yerno encontraron la casa de seguridad y posteriormente, tres años después, la policía logra detener o aprehender a esas personas que vivían en el domicilio cuando mi hijo en cuestión de horas lo había localizado, ellos se tardan más de tres años en detener a estas personas", expresó el padre Gerson Quevedo.

Es Mario Medina Soto el juez de distrito que desde la perspectiva de la familia no está ayudando a la captura y procesamiento legal de las personas involucradas en el plagio y ahora comprobado asesinato de Gerson.

"Mi hijo es uno de los que están saliendo en esta fosa clandestina que tenían estas personas, son muchísimos, no puede ser posible que diga que no hay delincuencia organizada", aseguró con los ojos llenos de lágrimas.

Las sospechas de la familia son amplias, incluso, consideran que podrían haber participado más personas en el crimen, incluso, autoridades de acuerdo con algunos indicios que tiene la familia. "Hay más gente involucrada la cual estamos exigiendo también la detención de esas personas", comentó.

Desde que ocurrió el secuestro de Gerson y asesinato de Alan y Miguel, la familia no ha vivido tranquila. Buscaron refugio fuera de Veracruz para intentar estas más tranquilos, pero nunca dejaron de investigar, de presionar y exigir justicia, lo que les ha causado que las amenazas persistan a lo largo de todos estos años, "debido a que una de las personas que fue detenida era la esposa del jefe de plaza del estado", expresó.

La celebración eucarística, a la que no permitieron el acceso a medios de comunicación, terminó y la familia salió destrozada. Su búsqueda terminó, ahora Gerson descansará en paz.