Política

Seguridad Interior, "un peligroso error"; el Ejército irrumpiría en casas: Álvarez Icaza

diciembre 21, 2017

La Ley de Seguridad Interior es un grave y peligroso error, dijo Emilio Álvarez Icaza, coordinador nacional de la organización Ahora Sí, en su visita a la capital del estado. El ex secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), dijo que existe un problema de forma y de fondo con esta legislación, pues permitirá al Ejército irrumpir en los hogares de las personas que consideren son un peligro para la seguridad, sin que se tenga una orden judicial.

Además, podrán intervenir comunicaciones personales sin orden judicial, y operará en la opacidad, argumentando la seguridad nacional, esto quiere decir que ampliarán la discrecionalidad con la que operan fuerzas como el Ejército.

Dijo que si el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, aprueba y publica esta legislación, se estará convirtiendo en cómplice de un sistema represor, si es que continúa avalando estas irregularidades.

Defienden diputados ley

La Ley de Seguridad Interior no es mala, opinó el diputado Marco Antonio Aguilar Yunes, quien secundó el punto de vista de su compañera de bancada Lilian Zepahua García, coincidiendo también en que el tema se estaba aprovechando para darle un tinte político, con ello, desmintió que las fuerzas federales podrán tener actuaciones como catear una vivienda sin orden alguna orden judicial o que el país quedará militarizado.

El legislador expresó: "es falso que el Ejército o la Armada puedan intervenir teléfonos o una vivienda sin una orden judicial, es más, ni quiera con una orden judicial ellos están habilitados para llevar a cabo este tipo de acciones, es falso también que se va a militarizar el país".

Dijo que lo que la Ley de Seguridad Interior dará un marco legal para que el Ejército y la Armada lleven a cabo las acciones que "de por sí ya están haciendo", como es principalmente, el combate a la delincuencia organizada esto con sus correspondientes márgenes de acción y forma de intervención.

Agregó que para que las fuerzas armadas puedan ingresar a alguna zona, primero deberá haber una amenaza de riesgo a la seguridad interior, basada en la seguridad nacional existente.

Para que los militares pueda actuar deberá existir una situación que ponga en riesgo la estabilidad nacional, descartando que se le dé paso a las fuerzas federales para que actúen en total impunidad, en el caso de los estados, las legislaturas locales serán quienes soliciten al Ejecutivo federal que pueda participar la Marina o el Ejército a cada entidad, garantizando siempre el respeto a los derechos humanos, defendió.

El diputado federal aseguró que esta controversial normativa surge en respuesta a lo que la ciudadanía y los gobernantes piden, que es la confianza de las fuerzas armadas para que sigan en las calles como ya lo están dando labores de vigilancia, pero que el Estado pueda tener opciones para que entren las fuerzas castrenses a hacer frente a la delincuencia organizada, "dada la corrupción de las policías locales, la falta de preparación de los policías locales, la falta de elementos de las policías locales, pues tiene que entrar el Ejército al combate con la delincuencia organizada a la que se le declaró la guerra desde 2006 con Felipe Calderón, que así lo expresó, que le declaraba la guerra de la cual todos somos presos en este momento".

En resumen, señaló, esta ley queda en respuesta al clamor ciudadano en materia de seguridad aseguró el diputado, quien consideró que lo demás que se ha dicho en torno a la misma ha sido un discurso político que sólo busca alarmar a la gente.