Sociedad y Justicia

Jueza libera a presunto pederasta y familia ofrece dinero para "arreglo"; piden castigo

diciembre 16, 2017

Cuando la madre de familia volvió a ver a su hija, dio gracias a dios porque regresó a casa con vida, la abrazó y la chica comenzó a gritar que la soltaran, exigía su ropa interior, iba sucia por vómito, orines, tierra, quemaduras de cigarro, mordidas en el cuerpo, las muñecas de las manos con marcas de haber estado amarrada, ahí todavía desconocían que había sido violada sexualmente. Los hechos fueron denunciados ante la Fiscalía General del Estado (FGE) el mismo día. La carpeta de investigación estuvo a cargo de Lindelia Morales del Moral, y tardó un año nueve meses en concluirla.

Al no encontrar justicia, la madre de familia acudió a los juzgados federales en noviembre del 2017, para solicitar un amparo con el fin de exigir a la FGE la investigación del caso y tener justicia para su hija.

Marco Antonio "N" fue detenido el 7 de diciembre del 2017 cuando la jueza, Verónica Portilla Suazo emitió la orden de aprehensión, en los días posteriores el caso estuvo a cargo del juez, Marco Antonio Rodríguez Lobato y el 13 de diciembre del mismo año, la jueza Alma Leyda Sosa Jiménez dictó auto de no vinculación a proceso, porque no se acreditó el delito.

En la dirección de Servicios Periciales de la FGE, la doctora legista, Cristina Meneses Juárez dejó asentado que la menor de 16 años fue quemada con cigarro, arrastrada en un predio, golpeada con la hebilla del cinturón, violada y desgarrada de sus genitales.

En el Centro de Alta Especialidad, "Dr. Rafael Lucio" los médicos integraron un expediente en donde quedó registrado los daños físicos externos e internos que sufrió la menor de edad, le ordenaron tomarse la pastilla de al día siguiente para evitar un embarazo y le dieron tratamiento retroviral con el fin de contrarrestar el posible contagio de VIH-Sida porque fue violada sexualmente y había restos de semen.

La pesadilla inició el 11 de marzo del 2016, cuando la joven estudiante de preparatoria se hallaba en la Notaría Número 8, a cargo de Amadeo Flores Villalba, porque ella deseaba estudiar la licenciatura de Derecho en la Universidad Veracruzana (UV) y Marco Antonio "N" de oficio corredor de bienes y raíces visitaba de manera regular la Notaría, localizada en la calle Ignacio Allende, colonia centro de esta ciudad y fui ahí donde conoció a la joven mujer. Después de insistirle con invitaciones para llevarla a comer, el viernes 11 de marzo, Marco Antonio "N" asistió junto con otras personas a la Notaría, y ella aceptó salir.

El primer lugar que visitaron fue el bar "Mamitas" en la calle Atletas, pero ahí los meseros le exigieron la credencial de elector de la joven, al no contar con la mayoría de edad, les impidieron el paso, por el que Marco Antonio "N" la llevó al restaurante "El Mezcalito" localizado frente al Paseo de Los Lagos.

Eran las 15:00 horas, cuando el corredor de bienes y raíces la obligó a beber cerveza y tequila en ese lugar, incluso le dijo al mesero que si ella se emborrachaba, le ayudará a cargarla para subirla al carro.

"Él no se pidió nada de comer. Mi hija se comió un coctel de camarones y le pidió cerveza y tequila. Mi hija nunca había tomado, si usted quiere mi hija cayó en la tentación. Él le dijo al mesero cuando esté borracha me ayudas a bajarla" refirió la madre.

La menor de edad refiere que ella intentó irse del lugar, pero Marco Antonio "N" la amenazaba. Salieron del restaurante y pasaron a una tienda de conveniencia, donde el hombre con edad superior a los 30 años, compró tequila y bebidas energetizantes, ahí ella perdió la conciencia.

"Yo a las 03:30 de la tarde le hablé a mi cuñada para preguntarle si mi hija había ido a comer me dijeron que no. Hable a la Notaría y me dijeron que no había llegado. Llegué a las siete de la noche a la Notaría, me dijo la contadora no pidió permiso, no regresó. El licenciado Robles no estaba, y les dije, si mi hija no aparece donde puedo ir a demandar. Le llamábamos y no contestaba el celular. Para mí eso era una alerta bastante fuerte", expresó.

La madre de familia continuó la búsqueda por teléfono desde su casa, cuando a la media noche llegó su hija "llorando, gritando, iba semivestida, gritaba que no llevaba ropa interior, que no sabía que le habían hecho, iba orinada, vomitada. La iba a meter a bañar, pero mi nuera me dijo no. Hay que poner la demanda. Le puse un suéter y la lleve a la Fiscalía".

Cuando la madre y la hija llegaron a la dirección de Servicios Periciales no había personal para atenderlas, pero una doctora de la Fiscalía la revisó y posterior la llevo al CAE "Dr. Rafael Lucio".

La madre de familia intentaba abrazar a su hija, pero ella respondía con gritos "le veo laceraciones en las manos, los brazos, quemados los pies con cigarro, se le infectó, las quemaduras eran profundas. La médico de la Fiscalía la revisó, midió centímetro a centímetro las mordidas, las quemadas, se comprende que la agarraron a cinturonazos porque llevaba marcadas las hebillas del cinturón en la cadera".

En la revisión de la médico legista, se dieron cuenta que la menor de edad llevaba tierra en el cuerpo, en las uñas, en el cabello y un golpe en la cabeza.

"Mi hija desde el principio lo identificó. No recordaba el nombre, porque no había tenido contacto con él previamente. Tardaron un año nueve meses las investigaciones. Lo detuvieron el 7 de diciembre en la mañana y el 13 de diciembre lo dejaron libre", expresó en llanto la madre de familia.

El día 7 de diciembre cuando detuvieron a Marco Antonio "N", la esposa de él, acudió en la noche al domicilio de la víctima.

"La señora llevaba una bebé en brazos. La hermana del acusado, y seis varones más, querían hablar conmigo. Mi hija se espantó otra vez, ella no sabía que ya lo habían detenido. La señora le dijo a mi hija que querían hablar conmigo. La esposa del señor me ha seguido buscando, me ofrece dinero para llegar a un arreglo, yo no quiero dinero, quiero justicia para mi hija", refirió.

También el licenciado Robles de la Notaría número 8, en dos ocasiones ha llamado a la madre, para que acepte llegar a un "arreglo" con la familia de Marco Antonio "N" y así dejar el asunto por la paz. "Yo le respondí, no licenciado, es mi hija, violaron mi a hija, cómo me pide que no exija justicia", expresó en llanto.

El 12 de diciembre, la madre de familia recibió un citatorio emitido por el juez Marco Antonio Rodríguez Lobato, para que el 13 de diciembre se presentara en la sala de audiencias de juicios orales número 3.

Durante la audiencia la misma doctora legista, Cristina Meneses Juárez que en la madrugada del 12 de marzo del 2016 al revisar las lesiones de la joven expresó "esto es de animales, esto es de una mente psicópata. El día de la audiencia, tiró todo, porque se enfocó en unas cuantas lesiones. Yo vi rara a la doctora. Hubo sobornos", expresó la madre sin empleo.

En la audiencia, Marco Antonio "N" asistió con el abogado, José Manuel Viciconti, que anteriormente fue fiscal en la FGE. "El defensor, se movía como pez en el agua, se reía a carcajadas con el fiscal, nos dimos cuenta que se conocen entre todos".

Refirió que en primera instancia la togada Verónica Portilla Suazo analizó el caso y giró la orden de aprehensión, después el caso se lo pasaron a Marco Antonio Rodríguez Lobato y él se lo turna a la jueza Alma Leyda Sosa y ella dictó la no vinculación a proceso.

"Ahora nos enteramos que Alma Leyda es dada a soltar pederastas, tiene fama de soltar pederastas, a pesar de que hay una sábana de llamadas telefónicas de como él la acosaba, y aparece en el localizador del GPS que los dos teléfonos celulares, el de mi hija y el de Marco Antonio viajaron juntos, fueron hacia Coatepec y de ahí estuvieron por varias horas en el motel El Dorado de Lázaro Cárdenas", explicó la víctima indirecta.

La menor de edad sufre como secuelas delirio de persecución, no permite que la abrace su familia, la tuvieron que sacar del estado de Veracruz con la intención de que continué sus estudios y está en tratamiento psicológico, porque padece pesadillas en las que grita "Corre por tu vida, corre por tu vida, corre por tu vida".

Finalmente la madre de familia pidió el apoyo del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, los magistrados del Tribunal Superior de Justicia del Estado (TSJE) para que se haga justicia en el caso de la violación sexual, golpes y privación ilegal de la libertad de su menor hija durante nueve horas.

Las víctimas hacen responsables a Marco Antonio "N", a su familia y a sus abogados en caso de que ellas lleguen a sufrir más daños a su persona.