Política

Se demoró y no fue eficaz el esquema de búsqueda de Ashley Malixi, dice colectivo

diciembre 16, 2017

En el caso de la Ashley Malixi Miranda Pérez, el protocolo de búsqueda de las 48 horas falló, no se activó como debería ser, no la buscaron a tiempo.

La última vez que Ashley fue vista fue cuando salía de la universidad en Poza Rica, donde estudiaba derecho, tenía una cita, pero ya nunca llegó, entonces era 9 de diciembre. La madre y familiares activaron todas las alertas, marcharon en dos ocasiones para exigir justicia y acelerar las búsquedas.

Apenas este jueves, la madre Silvia Pérez tenía cita en la Fiscalía Especializada en Desaparecidos, su regreso tuvo que ser intempestivo, porque el cuerpo de un joven apareció en un camino vecinal en Papantla, era el de Ashley. Los informes preliminares señalan que la joven fue torturada y maniatada.

Alejandra Jiménez, integrante del Colectivo de Familias en Búsqueda en Poza Rica, advirtió que en el caso hubo varias irregularidades desde poner la denuncia, hasta que cuatro días después de la desaparición no se había publicado la fotografía en el Registro Público de Personas Desaparecidas.

"Nos parece preocupante la situación se hicieron marchas para solicitar agilidad y que apareciera con vida, nos preocupa más porque hay varios casos de chicas desaparecidas en la región", dijo.

La alerta surge porque al caso de Ashley se suman al menos siete casos más entre 2106 y 2017, donde el protocolo también ha fallado.

Alejandra relató que incluso hay un caso donde ni siquiera le recibieron la denuncia a la madre, y otro hecho donde la Unidad Especializada Antisecuestros durante las negociaciones de un rescate pidió a la familia poner los vehículos particulares porque ellos no tenía suficientes.

La activista señaló que los casos de jóvenes desaparecidas en la región coinciden entre si, son mujeres entre los 20 y 23 años, altas, delgadas, morenas y de rasgos finos, por lo que existe el temor de que hayan sido secuestradas con fines de trata de personas.

Lamentó que a pesar de que Poza Rica es uno de los 11 municipios de Veracruz con alerta de violencia de género, no hay un trabajo para el rescate de espacios púbicos, el reforzamiento de rondines policiales ni mejora en el alumbrado publico en zona consideradas de alto riesgo.

Apenas hace dos meses, en la Fiscalía Regional de la zona norte, hay un nuevo fiscal especializado en desaparición, el cual está dando orden a todos los casos de desaparición en la región, y esperan que esto sea un aliciente para que ,as búsquedas y las líneas de investigaciones se agilicen.

Ni protocolo ni búsqueda

A un año de la alerta de violencia de género por violencia feminicida, el Protocolo Alba para la búsqueda de mujeres desaparecidas apenas está en proceso de desarrollo.

Según una entrevista de Testigo Púrpura, para la encargada de despacho del Instituto Veracruzano de las Mujeres, Sara Gabriela Palacios Hernández, no es grave que no haya sido desarrollado el Protocolo Alba pues existe otro plan de búsqueda de personas desaparecidas, que no es específico para la localización de mujeres. La funcionaria expresó que continúan trabajando para adecuar los protocolos y cumplir con la búsqueda rápida, aunque insistió que ya se tienen algunos.

En entrevista, la presidenta de Equifonía, González Saavedra explicó que el Protocolo Alba se trata de un sistema en la cual tendrían que hacer carteles de búsqueda y difundirlos, así como actuar sin demoras ni juzgar la razón por la cual no se localiza a las mujeres. Nada de eso se realiza.

Recordó que una de las razones por la cuales se solicita la alerta de violencia de género y las búsquedas rápidas es porque se sospecha que puede existir trata de personas en el estado debido a la edad y forma en que desaparecen las mujeres en la entidad.

Mientras la espera por ese tipo de esquemas continúa, las familias de las mujeres y niñas desaparecidas, como Blanca Estela esperan que ahora sí se apuren con los trámites y les permitan encontrar a su ser querido y que las desapariciones cesen.

"Que ya no sigan con esas desapariciones (…) hay tantos padres, tantas madres que buscan a sus hijos, y que pongan en manos en el asunto, que hagan algo para encontrar a esta gente que está desaparecida", suplicó Blanca Estela.