Política

Militarizar el país será reconocer el fracaso del sistema penal mexicano

diciembre 09, 2017

La ley de seguridad interior es la legalización de la militarización y aumenta el riesgo de injusticia, es una declaración de la derrota penal, la derrota de la reforma en materia de justicia y es el reconocimiento del Estado Mexicano de su incapacidad para cambiar el orden jurídico en materia de justicia, consideró el integrante del Consejo Nacional de Seguridad Pública, Alberto Olvera Rivera.

"Desde hace 10 años ya está militarizada la seguridad pública –dijo el investigador de la Universidad Veracruzana–, no es que va ya a pasar algo que no esté pasando, lo que la ley de seguridad interior significa es la legalización que ésta si es un paso adelante en el proceso, porque permitirá ahora que el Ejército y la Marina, que estaban limitados en las labores de apoyo, puedan tomar actitudes más protagónicas y decisiones que sí aumentan el riesgo de militarización del proceso de justicia, del proceso judicial".

El representante ciudadano en el Consejo Nacional de Seguridad sostuvo que los elementos de la Marina y del Ejército podrán hacer investigaciones, detenciones, que hasta ahora no tienen la capacidad de hacer.

Pero lo más importante, comentó Olvera Rivera, la aprobación de la ley de seguridad interior en los términos en los que está expresada es una declaración de derrota, "es la derrota de la reforma penal. Eso es muy grave, porque si la reconoce, implica que la única vía que nos queda es la militarización, ahora potencialmente aumentada en dos niveles, ese es el riesgo de esta ley y el reconocimiento que el Estado Mexicano es disfuncional en una de sus responsabilidades básicas".