Política

Nueva tesis estética: el muralismo espectacular

diciembre 05, 2017

Desde los tiempos clásicos se consideró que la belleza tridimensional, generalmente monocroma, de un edificio podría enriquecerse con el colorido de la pintura mural y de ello tenemos magníficos ejemplos. La arquitectura, además de sus funciones utilitarias, constituye también un espectáculo pues puede ser contemplada, lo que en latín se dice espectare, y por ello constituir visualmente un spectacûlum.

La pintura mural, desde la realizada por los hombres del neolítico en sus cuevas cumplía ya una misión espectacular, ya fuere para ser vista por otros miembros de las tribus o por los espíritus.

Asimismo, fueron un excelente teatro de funciones permanentes los frescos teotihuacanos, donde los jóvenes podían conocer la existencia de un paraíso llamado tlalocan, mientras que los pompeyanos se enteraban de los servicios que se prestaban en los burdeles y en el medioevo los pintores religiosos poblaban las iglesias con la historia y las virtudes de Jesucristo.

Desde el Renacimiento Mexicano, originado por la Revolución, la pintura mural fue adoptada por el vasconcelismo como un arma cultural de primer orden, tan fuerte que desde entonces deleitó e instruyó, y sigue haciéndolo hasta la fecha.

Toda pintura, donde quiera que se encuentre, es un espectáculo en cuanto se la contemple. Sin embargo, no es frecuente que urbanísticamente se construya para ella un theátron, es decir, en griego, un lugar para contemplar. En Xalapa, La Atenas Veracruzana, se está desarrollando un fenómeno que le dará mayor relieve, la habilitación de un theátron para la contemplación del mural de mayores dimensiones pintado en el estado de Veracruz al habilitarse la calle de Leandro Valle como peatonal lo que será una realidad dentro de fechas próximas. Entonces la gente podrá ver esta obra conjuntamente con la que decora la escalera de estilo imperial del neoclásico Palacio de Justicia construido por don Teodoro Dehesa, pintada por de uno de los fundadores del muralismo xalapeño: Mario Orozco Rivera

Estos murales fueron realizados bajo el principio siqueiriano de que el movimiento del espectador ocasiona el desplazamiento visual de las figuras, las que en este caso, parecen moverse cuando el visitante deambula por el pasillo y cuando desde la calle sube o baja mirando entre las columnas de la arquería. Entonces, los murales se convierten en un espectáculo teatral, sobre todo durante la noche, ya que el Departamento de Recursos Materiales del Palacio de Gobierno, para favorecer este patrimonio cultural y turístico, ha instalado un sistema de reflectores que lo iluminan espectacularmente.

Esta obra que me fuera encomendado por la Universidad Veracruzana, ya desde hace casi 30 años, narra en un estilo simbolista la historia de lo que hoy es el estado desde el arribo de los españoles hasta la ocupación militar del puerto en 1914. El conjunto pictórico, recientemente restaurado será reinaugurado próximamente por la Universidad Veracruzana que fue su patrocinadora.